Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 30 de junio de 2009

Peña Salón




Distancia: 4,40 km
Desnivel: 444 m
Dificultad: media-baja
Duración: 2:45 horas

Iglesia de Casielles
El "Camin del Llaciu" en sus inicios
El "Camin" discurre paralelo a un tendido eléctrico
El Tiatordos visto desde el "Camin del Llaciu"
La collada de La Boya de Campiella
Un tramo del "Camin" desde la collada
Viboli
La cima de Peña Salón
El Tiatordos visto desde la cima
Al fondo los Picos de Europa
Carria y Silla de Cabestredo
Peña Subes y Sen de los Mulos
Se dejan ver el Ten y el Pileñes
El Valdepino y al fondo Peña Santa
Belén de cumbres

martes, 16 de junio de 2009

Pico Priena



Como objetivo de hoy la cima del Picu Priena (725 m.), con su enorme cruz vigilando el Real sitio de  Covadonga y el Santuario de Nuestra Señora del mismo nombre.

Partimos de la iglesia de Santa Eulalia de Abamia. (200 m.) Importante construcción románica junto a la que se elevan tres buenos ejemplares de tejo.
Santa Eulalia, según tradición, fue edificada por don Pelayo, en cuyo tiempo estaba destinada a monasterio, y reformada en el siglo X. En ella fue enterrado nuestro Rey astur, junto a su esposa Gaudiosa, en los primeros años del siglo XII. Posteriormente, sus restos serían trasladados a Covadonga.
La iglesia, se abandonó por la sucesión de los años, y lo que queda de la nave original es realmente poco. Fue declarada Monumento de interés histórico artístico, por Decreto del 15-3-62, y restaurada en los últimos años.
Existe también otra pequeña historia ligada a Corao y a Santa Eulalia de Abamia. A la derecha de la iglesia, se encuentra un pequeño cementerio, donde había una modestísima tumba invadida por la maleza, y donde a duras penas se podía leer... "Aquí yace Roberto Frassinelli Brurnitz". El famoso personaje, el "alemán de Corao", como en su tiempo se le conoció, y que había sido festejado en vida por su valía, yacía allí en el abandono y el olvido. Frassinelli, nacido alemán, hijo de italiano y alemana, llegó a Corao hacia 1844 con 43 años, muriendo aquí 33 años después. Extraordinario dibujante con profundos conocimientos sobre arquitectura y arqueología, descubrió el dolmen de Abamia y tantas otras viejas piedras; las lomas riscadas de los Picos de Europa fueron recogidas por su lápiz.
A él se debe el Santuario de la Gruta que tuvo vida hasta la Guerra Civil. El inicio de la actual Basílica.
La maltrecha tumba de Roberto Frassinelli, fue trasladada a la propia iglesia de Abamia para su mejor conservación
Parte del recorrido de la Senda Frassinelli, por la que el "alemán" subía hacia los Picos de Europa, nos acompañará hasta las proximidades de Priena.
Desde la iglesia de Abamia, (200 m.) caminaremos hacia las casas próximas de Cuetu-Aleos. El camino asciende inicialmente entre arboleda, saliendo después a la pista que en una encrucijada de caminos nos da paso a terreno más abierto junto a las cabañas de La Canal.
Se suceden cabañas en los lugares de La Cruz y Orientes  (400 m.). Cuando la nueva pista toma sentido ascendente, abandonará la Ruta de Frassinelli y así por la derecha se cambiará el rumbo hacia Andoreñu, grupo de viejas cabañas, para salir seguidamente a pradería abierta, dominando ya todo el tramo de ascenso hacia Priena.
Se pasará junto a Les Fuentines, con amplio abrevadero, y pradería arriba, siguiendo siempre el camino, enfocaremos la Cruz de Priena por las camperas de Collía  (540 m.).
Esta cruz, instalada en 1907, fue erigida "para memoria de la completa victoria de los cristianos y su caudillo don Pelayo sobre los árabes" según las Actas capitulares del Cabildo de Covadonga de octubre de 1906.
Desde Priena (722 m.), se puede descender hacia la izquierda mirando a Covadonga, por el camino de la Cuesta Ginés, y que a media ladera, Collado de La Oración (500 m.), va perdiendo pendiente.
Nosotros volvemos por donde ascendimos.



Distancia: 9,6 km
Desnivel: 550 m.
Duración: 4 h.
Dificultad: Baja






Cumbre del Pico Priena



Es un ave, y es rapaz y ....Buitre común
Casi arriba 

Vista lado S., carretera de subida a los Lagos de Covadonga

Belén de cumbres


En asturiano Zapiqueres.

En castellano Alimoches



Elementos de contraste durante el retorno

martes, 2 de junio de 2009

Vega Urriello




Cualquiera que se calce unas botas de montaña para disfrutar ascendiendo hasta las cumbres, seguro que más temprano que tarde, tendrá entre sus objetivos el Pico Urriellu,  pero sólo unos pocos privilegiados consiguen llegar a su cima. Como nosotros no nos encontramos dentro de ese selecto grupo, nos tenemos que conformar con admirarlo lo más cerca posible, y una forma digna de hacerlo es llegar a su base: el Refugio de Vega Urriellu. Conseguido esto seguro que, como tantos otros, repetiremos y más de una vez. Siempre se está deseando volver. 
Aparcamos en la parte bajera de la majada de Canero, donde finaliza la pista que parte de los invernales del Texu (aquí existe una señal que prohibe el paso a vehículos no autorizados pero...), remontamos hacia las cabañas y, por una senda muy marcada y sin apenas esfuerzo, llegamos al Collado Pandébano. Desde allí disfrutamos de una hermosa vista, con el pueblo de Sotres, el Neverón de Urriello y a su derecha los Picos Albos, y ya al frente asoma el Pico Urriellu.
Una vez contemplado el paisaje proseguimos en dirección sur hasta la Majada de la Terenosa, compuesta por un grupo de cabañas muy bien conservadas. Una de ellas hace de refugio. Pasamos por encima de ésta donde nace un ancho camino perfectamente tallado que nos lleva en suave, pero continua pendiente, y sin pérdida, al Collado Vallejo. A medida que avanzamos vamos perdiendo de vista el Urriellu, pero aparece nuestra derecha, mirando hacia abajo, el pueblo de Bulnes. O más bien se adivina, pues de momento lo oculta la niebla.
Ya alcanzado Collado Vallejo atravesamos su entalladura, abierta creemos a fuerza de dinamita. Perfilamos de nuevo el Urriellu y su vista es impresionante. Podemos, desde aquí, ver casi todo el camino que nos queda por recorrer hasta su base y, a nuestra derecha, la senda que sube desde Bulnes a través de la majada de Camburero.
Tras una zona de falsos llanos, la senda, en continuos zigzags, inicia el ascenso definitivo hasta el refugio por un camino pedregoso de muy fuerte desnivel. Este tramo es el más duro del recorrido y debemos tomárnoslo con calma, deleitándonos con la majestuosa silueta del “Picu” que tenemos al frente.
Ya en la Vega de Urriellu, nos encontramos con un buen refugio de montaña y una fuente que está justo al pie de la cara oeste (se trata de la difícil, como si tuviera alguna fácil). La actividad en la zona es enorme, es un continuo ir y venir de grupos de senderistas, montañeros y/o escaladores, aunque otros simplemente descansan como hicimos nosotros antes de iniciar el regreso.
En definitiva, un día para enmarcar, como siempre que se viene aquí. Excursión altamente recomendable que, tomándosela con calma, está al alcance de todos.
No nos resistimos a finalizar nuestro comentario sin citar una famosa frase que te sueltan por la zona cuando le llamas Naranjo:
"No me llaméis Naranjo, pues fruto no puedo dar; llamadme Picu Urriellu, que es mi nombre natural".

 


Distancia total: 13 km (i/v)
Desnivel de subida: 845 metros
Dificultad: Media
Tiempo: 5:30 horas

Tiempos parciales:
Aparcamiento - Collado Vallejo: 1:30 horas
Collado Vallejo - Refugio: 1:45 horas
Refugio - Aparcamiento: 2:15 horas



Collado Pandébano con el Neverón de Urriello y los Picos Albos al fondo

  Bajo la niebla Bulnes 

La Terenosa y el camino que nos llevará al Collado Vallejo

Pico Urriello a través de la muesca de Collado Vallejo

La pista hacia el Refugio desde el Collado Vallejo

 Nunca te sentirás solo durante el camino

Parece cerca pero...

Abusando de "zoom" podemos ver a los "privilegiados"
Mas "zoom" todavía

El refugio de Vega Urriello

Un rebeco cerca del Refugio
Si antes la subimos ahora la tendremos que bajar
El Collado Vallejo a la vuelta

Echando la vista atrás
Bulnes ya es visible a la vuelta