Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

lunes, 24 de agosto de 2009

Pico Moro





Distancia: 8 km (i/v)
Desnivel: 777 m.
Dificultad: media-baja
Tiempo empleado: 3:15 h
Inicio de la ruta
El Castillón
El Valle de Nuestra Señora 
El Pico Cerroso desde la collada Genciana
La cima del Pico Moro Sur
La "inalcanzable" cima Norte
Panorámica desde el Pico Moro
El Valle del Esla desde la cima

sábado, 15 de agosto de 2009

Pico Torres



Por la carretera general del Puerto de San Isidro AS-263, pasamos Rioseco y Collainos, y tras la Braña de Torres, nada mas pasar la Urbanización de La Raya, dejamos el coche.
Sobre nosotros, al este, se divisan las fuertes paredes del Pico Valverde (1.967 m.) y Peña La Capilla (1.945 m.), justamente detrás se encuentra el Pico Torres (2.100 m.)
El único sendero que encontramos nos va acercando con bastante pendiente en dirección a La Ventanona, pasamos la majada de Torres y un camino por el valle nos conduce en dirección norte hacia nuestro objetivo. Deberemos crestear ligeramente abordando el pico por detrás, lado este.
La primera mitad del camino resulta absolutamente desagradable por transitar entre piornos altos de acerados pinchos. La próxima vez llevaremos pantalón largo. Ya cuando nos encontramos a unos cincuenta metros de la cumbre atacaremos una trepada con bastante desnivel, pero como siempre: buenos apoyos y vista arriba.
La fascinación de la cima compensa el esfuerzo.
El descenso, con cuidado, por el mismo sitio.


Aparcamiento

Destaca nítidamente el P. Torres

El Torres tras el P. Valverde

Estación de San Isidro Pico Toneo

Vista al E.

Vista al S.

Vista al N.

Descendemos por el mismo sitio

De nuevo los piornos

Fuentes de Invierno

Casi abajo

martes, 4 de agosto de 2009

Pico Recuenco





Distancia: 11,0 km (i/v)
Desnivel acumulado de subida: 785 m
Dificultad: Media
Duración: 3:45 horas


Placa en la cima
Parece que el verdadero nombre de este pico, según algunos, es Bargoli, pero debido a su forma es mas conocido como Recuencu y, en menor medida, como Pico La Collada. Su perfilada figura llama poderosamente la atención y, en principio, su conquista desde la lejanía parece bastante dificultosa.

La mejor forma de constatar esta dificultad es partiendo de la campera de Les Bedules, a la que se accede sin problemas en coche. Cuenta con un pequeño aparcamiento y, desde hace poco tiempo, de un sendero accesible para personas con discapacidad física que nos acerca a un par de miradores.

Las Bedules es, además de punto de inicio de innumerables rutas, un privilegiado balcón para avistar buen número de cumbres (entre ellas nuestro objetivo de hoy).

Junto a una fuente-abrevadero tomamos la pista que sale a su izquierda con dirección sur, en principio cementada, y que nos permitirá introducirnos en el afamado bosque de Peloño y que nos lleva hasta Biforcadera, un cruce de caminos. Allí tomamos el ramal de la derecha que, en ligero ascenso, pasa por la fuente del Cardo y nos lleva hasta la majada Les Llampes. Atravesamos esta por su parte alta para alcanzar la Collada Caldes, situada a los mismos pies del Recuencu.

Atacamos el pico de frente, siguiendo las huellas de algún jito, cuando se dejan ver, y de los diferentes senderos que finalmente culminan en una estrecha canal que, con ayuda de las manos, superaremos fácilmente para acabar en su cumbre jalonada por una cruz con placa. Cumbre algo aérea pero sin problemas para moverse por ella.

Las panorámicas desde aquí son espléndidas.

El regreso lo hacemos por el mismo itinerario de subida hasta Les Llampes y de aquí a Les Bedules tomamos una pista que pasando por La Mofosa, Les Foyaques y El Biforcu va a salir junto a la fuente-abrevadero de Les Bedules.




Sendero accesible en Les Bedules

El Tiatordos desde Las Bedules

El Recuenco desde Las Bedules

El Recuenco y el Maciédome

Detrás del abrevadero el Recuenco

La fuente del Cardo

Majada Les Lampes

El Recuenco visto desde Las Llampes

El Recuenco visto desde la Collada Caldes

Iniciando la ascensión

La Collada Caldes y la Majada Les Llampes desde la subida

La cima del Recuenco

Abiegos, Cadenaba y Beleño

Sobrefoz, Yano y Boiles

Beleño

Los Picos de Europa

El Tiatordos

Bajando

De regreso a Les Bedules

lunes, 3 de agosto de 2009

Ribadeo - Playa de Las Catedrales






Distancia: 21,8 km
Desnivel: Inapreciable
Dificultad: Baja
Duración: 7:00 horas


La Ría del Eo es la frontera natural que separa Asturias de una parte de Galicia conocida como A Mariña Lucense, una comarca formada por diecisiete concejos, de los cuales sólo ocho lindan con el mar. Nosotros llegamos a la Mariña a través del Puente de Los Santos, que nos conduce desde Asturias directamente a Ribadeo, una de sus principales ciudades juntamente con Foz, Burela y Viveiro. 

Iniciamos el recorrido de hoy en la playa artificial de Os Bloques, la única urbana del concejo, un arenal situado en la misma ría y que fue residencia durante unos cuantos meses del año 1988 de la recordada foca “Cuquita”. Con dirección norte vamos recorriendo el paseo marítimo que une los puertos comercial y pesquero de Mirasol y el deportivo de Porcillán. Al final del paseo, una escalinata nos lleva a la capilla de San Miguel desde donde se domina casi toda la ría. 


Seguimos dirección norte pasando bajo el Puente de los Santos camino del O Cargadeiro,  antiguo cargadero del mineral procedente de A Pontenova, que ha sido totalmente rehabilitado para convertirse en un magnífico mirador de la orilla asturiana de la ría. A su lado se encuentra el Fuerte San Damián, que alberga un museo municipal. 


El paseo continúa paralelo a la carretera que se dirige hacia el Faro instalado en la Isla Pancha, unida a tierra por un estrecho puente. A su izquierda contemplamos la playa de Rocas Blancas. Una vez hemos recorrido su entorno, nos dirigimos por carretera hacia el pueblo de Villaselán y, sin entrar en él, vamos intentando acercarnos hacia la costa alternando senderos y algunos tramos de carretera, pasando por las ensenadas de Loureiro y Da Vella, hasta alcanzar a divisar los hangares del aeródromo de Ribadeo, que dejamos a nuestra izquierda. 


Poco después giramos hacia la ensenada de Linares y, primero por sendero, después por pista y finalmente por un atractivo paseo marítimo, alcanzamos Rinlo, un pueblecito de pescadores con mucho encanto y capital que se dice del bogavante. Cruzamos el puente sobre el reguero que atraviesa el pueblo y seguimos por una estrecha y empinada carretera sobre su pequeño muelle intentando no perder de vista la costa. Podemos observar las antiguas instalaciones de varias cetáreas ya en desuso. 


Poco antes de llegar a Meiriegos tomamos un camino que entre prados nos permite atajar un poco y ya de nuevo en la carretera pasamos junto a la playa de Puerto Chico y, de nuevo por senda, alcanzamos la de Os Xuncos. Aquí aparece un paseo marítimo que se dirige hacia la cercana playa de Os Castros. Bajamos a ella por unas escaleras, la atravesamos y salimos de nuevo al paseo por una cueva natural. El paseo costero continúa hacia la playa As Islas donde finaliza.


Caminamos por carretera hacia la playa de Esteiro  y ahora de nuevo por un sendero sobre la costa nos dirigimos, ya sin pérdida, hacia la famosa Playa de las Catedrales, sin duda una de las joyas  de la provincia de Lugo y de las más concurridas. Se accede a ella por una escalera acondicionada y contemplaremos a poco que nos fijemos más máquinas fotográficas que trajes de baño.  A lo largo de sus casi 400 m de longitud los caprichos de la naturaleza y el incansable trabajo del mar han modelado en sus rocas caprichosas esculturas que conforman un buen número de cuevas enlazadas entre sí y amplios arcos cual pórticos catedralicios. De ahí su nombre actual y más turístico, ya que el verdadero o tradicional es Santas. Por último añadir que esta playa tiene horas restringidas de visita ya que sólo es accesible en bajamar; por ello, si  queremos admirarla en todo su esplendor, deberemos hacer coincidir nuestra llegada al momento de la marea baja. 

Aquí ponemos punto final a nuestro paseo costero de hoy. Muy cerca, en Esteiro, tenemos una estación de FEVE que nos devolverá a Ribadeo. Aprovechamos para callejear por su casco urbano y, una vez más, admiramos su rico patrimonio: destacar la Plaza del Campo con la Casa-Torre de los Moreno, verdadero emblema de Ribadeo,  la Casa-Palacio de Sargadelos, hoy ayuntamiento, la casa de los Patín y el Convento de Santa Clara.

Ah!. El pulpo de Ribadeo excelente.

En resumen, nuestra ruta de hoy es una sucesión de excelentes parajes y playas de fina y blanca arena, en una zona con una gastronomía que si no es la mejor del mundo por lo menos es la mejor del mundo cercano.




Puerto deportivo de Porcillán de Ribadeo
O Cargadeiro visto desde el puerto deportivo
Subida de Porcillán a la Capilla de San Miguel


Entorno del O Cargadeiro
O Cargadeiro visto desde el Fuerte San Damián
Faro de la Isla Pancha
Vértice geodésico de Pancha
Playa de Rinlo
Paseo marítimo de Rinlo
Un cabazo en Rinlo


Puerto de Rinlo

Antigua cetárea de Rinlo


La segunda cetárea que nos encontramos, también abandonada
Tercera cetárea que encontramos, también en desuso 

Puerto Chico
Playa Os Xuncos


 
Las playas de Os Castros y de As Islas desde el paseo
Playa Os Castros
Túnel natural de acceso a la Playa Os Castros
El acceso visto mas de cerca

Playa de Esteiro

Playa de Las Catedrales

Area recreativa de las Catedrales




Pulpo a feira
1. Lavar el pulpo en agua fría.
2. En una olla con agua hirviendo cocer el pulpo y meterlo y sacarlo del agua tres veces, dejando hervir el agua entre cada intervalo.
3. Dejar cocer el pulpo finalmente 20 minutos.
4. Retirar la olla del fuego y dejar reposar el pulpo 5 minutos más en el agua.
5. Sacar el pulpo del agua y cortarlo a trozos.
6. Colocar el pulpo en un plato (más típico de madera) y condimentarlo con sal  y unos 100 gramos de pimentón algo picante y un buen aceite de oliva.


Ruta realizada el día 28/07/2009