Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 31 de agosto de 2010

Alto La Cubilla - San Emiliano - Alto La Cubilla



Distancia: 16 km (i/v)
Desnivel de subida: 440 m (a la vuelta)
Dificultad: baja
Tiempo empleado: 4:15 horas

Casa Mieres
Praderias de Casa Mieres
La pista a Pinos en su inicio
Otro tramo de la pista
La "carretera" a Pinos que quedó en proyecto
La iglesia de Pinos
Entrada a San Emiliano


Una casita en San Emiliano
Ayuntamiento de San Emiliano
Las Ubiñas desde la carretera de San Emiliano a Pinos
La Calle Real de Pinos
Senda de regreso de Pinos
La ermita de Casa Mieres
Esta pista tiene los días contados. La Junta de Castilla y León la tiene incluida en el Plan Regional de Carreteras 2008-2020 para convertirla en carretera

lunes, 30 de agosto de 2010

Olla (Hoya) de San Vicente



Leyendo descripciones en múltiples webs y blogs de lo que representa la ruta de la Olla de San Vicente, nos encontramos con variedad de datos geográficos de la situación, alcance, flora, etc.

Entendemos que la información de una de las excursiones más destacables de nuestra Comunidad Autónoma tiene que tomar carta de naturaleza propia comenzando la “literatura” con lo que representa desde un punto de vista primero emocional y luego a mucha distancia práctico.

Decir que estamos en Amieva, que el río Dobra se alimenta del Jungumia, del río Osu y la presa de la Jocica es pura geografía, que justo donde se convierte en afluente del Sella comienza nuestra ruta, también. Sin embargo asegurar que sus aguas se pueden beber en todo su trayecto, que son absolutamente cristalinas, que en lo más profundo del verano su temperatura sigue siendo tremendamente fría, que sus cascadas, saltos, pozos, etc., son poco frecuentes de ver por nuestras latitudes; eso, nos abre más los ojos.

Que en nuestra marcha de hoy encontraremos especies de olmos, fresnos y sauces primero y castaños, robles y hayas luego, es demostrable. Pero es más interesante hablar de sus colores, de que apreciemos sus tonalidades y contrastes en cualquiera de las épocas del año en que vayamos. Y de que nos sorprendamos y colaboremos, en esa medida, de su conservación y respeto.

Es repetido que la N 625, (en el puente romano de Cangas de Onís tomar a la dcha.), en su km. 150, es decir a 5 km. de Cangas y a 1 km de Tornín en dirección al Puerto del Pontón, nos encontramos con un restaurante a la dcha. y poco más allá otro a la izda. (con parking propio para clientes). Por allí dejaremos el coche y nos dará tiempo a volver para la comida si elegimos esta opción.

Para bañarse, si realizamos la marcha en época adecuada a ello, es preferible agotar el trayecto, pues aunque alguno de los parajes incite, la piscina natural de la propia Olla supera cualquier dimensión. La sensación que sentimos cuando desembocamos en lo que se puede considerar el final de la caminata es que accedíamos a un escenario de un estudio cinematográfico de "exteriores" totalmente artificial, por su hermosura. Es algo indescriptible que te sorprende y emociona.

No muchas rutas por Asturias son apropiadas para acometer en plan familiar, pues bien, si hay una es ésta, y si más, sin duda se empieza por ella, por distancia, belleza, comodidad, etc.

Dificultad: Baja
Desnivel: Imperceptible
Tiempo: 40 min. entre origen y destino



Puente viejo (Medieval)










Aguas tranquilas al final



Piscina natural

martes, 17 de agosto de 2010

Peñacorada


La subida a Peñacorada o Peña Corada es una de las clásicas del montañismo leonés, no tanto por su altitud como por la espléndida panorámica que se contempla desde lo alto del macizo, y por el aroma a historia que tiene este lugar: desde aquí dicen que Casiano de Prado inicio sus estudios sobre los Picos de Europa en 1845.

El acceso a Peñacorada puede hacerse desde innumerables sitios: Cistierna, Fuentes de Peñacorada, Quintana de la Peña, Santuario de la Virgen de La Velilla, etc., pero nosotros esta vez quisimos hacerla desde un lugar poco frecuente y nada documentado: Valmartino. 

Aparcamos el coche frente al Mesón La Tejera y desde allí mismo acometemos una pista de fácil andar que sale de frente y que en ligero ascenso nos deja en la majada de Valmartino. Atravesamos esta hasta encontrar al final de ella un pilón. Aquí finaliza la pista, pero nosotros continuamos por encima de él ya por sendero para, en fuerte subida por la vaguada, llegar a una collada (Collado de Lero) atravesada por una alambrada. Aquí tenemos dos alternativas: una de ellas es continuar de frente y, perdiendo bastante altura, alcanzar una senda  que sube por el valle de Díez, que parece proceder de Quintana, y que finaliza en otra collada a nuestra izquierda, la otra opción es subir a la peña que tenemos a nuestra izquierda –La Pedrosa– y de difícil caminar. Al encontrar un jito a la izquierda del vallado, y un poco más arriba una botella de agua, nos hace inclinarnos por esta segunda opción.

Ascendemos la peña con ligera tendencia a la derecha hasta que divisamos la collada sobre el valle de Diez y la senda que veíamos antes, e iniciamos la bajada hacia ella. Una vez aquí ya intuimos a nuestra izquierda otra senda que procede de Cistierna y nos dirigimos hacia ella intentando perder la menor altura posible, rodeando por la derecha una herbosa pradera. Una vez sobre la senda de Cistierna, la orientación ya es fácil debido a la referencia de la Peña que ya empezamos a divisar y a las marcas de pintura, postes indicadores y algún que otro jito.

Después de atravesar unas praderías nos encontramos con una crestería que recorremos con pequeños altibajos por su vertiente sur para llegar a la base de Peña Corada. Aquí acometemos una fuerte subida por una senda pedregosa para llegar a la antesala de la peña. Por el lado norte de la cresta se llega rápidamente a la amplia cumbre con su vértice geodésico, buzón de cumbres y varias placas de grupos de montaña.

Desde aquí el espectáculo es impresionante en cualquier dirección que se mire, ya que Peñacorada es como una atalaya en una llanura: los Picos de Europa, las montañas palentinas –destacando el Espigüete y el Curavacas–, más cerca el Pico Cerroso, Peña Rionda y el Pico Moro con sus dos cumbres, el valle del Esla y las inmensas manchas forestales del Valle de las Casas y de Río Camba…

Una vez contemplado el paisaje iniciamos el regreso por el mismo camino de ida.


Distancia:14 km
Desnivel:785 m
Tiempo: 5 horas
Dificultad: Media-baja

Valmartino
Tramo de pista de subida a la Majada de Valmartino
Pilón dónde finaliza la pista
Subida al Collado de Lero
El Collado de Lero a los pies de La Pedrosa
Praderias que dejaremos a nuestra izquierda
Una de las señales indicativas encontradas en el camino que procede de Cistierna
Senda por la vertiente sur de la cresteria anterior a la base de la Peña
La cima de Peña Corada
Vista desde la cima (Pico Moro, Peña Rionda y Pico Cerroso)
Otra panorámica desde la cima


martes, 10 de agosto de 2010

La Cruz de Priena



Repetimos a la cima del Picu Priena, con su enorme cruz vigilando el sitio de Santa María la Real (Covadonga) y su Santuario de Nuestra Señora.

Una vez pasado Cangas de Onís, en la rotonda a la altura de Soto de Cangas, en vez de dirigirnos a Covadonga seguimos en dirección a Corao  (AS114). Allí nos desviaremos hasta Abamia, donde dejaremos el coche, al lado de la Ermita de Santa Eulalia.

Aquí, en esta ermita de Abamia, fue enterrado el rey D. Pelayo en el año 737 junto a su esposa Gaudiosa. Posteriormente sus restos fueron trasladados al Santuario de Covadonga (Santa Cueva) en tiempos del Rey Alfonso X el Sabio (s/XIII). Sin embargo sí está enterrado en esta capilla, desde 1977, D. Roberto Frassinelli, el llamado “Alemán de Corao” que habiendo muerto en 1877 y enterrado previamente en el cementerio de al lado, su cuerpo  fue trasladado allí.

Arrancamos a caminar por esta senda desde la Ermita de Santa Eulalia camino de Teleña y a partir de ahí, divisando el Pico casi todo el trayecto atacamos directamente hacia su cresta, a diferencia de la acometida del año pasado, que habíamos rodeado por su izda.





Distancia total: 10 km
Desnivel subida: 525 metros
Dificultad: Baja
Tiempo: 2:45 horas

Tiempos parciales:
Abamia - Pico Priena: 1:30 horas
Pico Priena - Abamia: 1:15 horas

Ver situación en mapa




 Ermita de Santa Eulalia de Abamia

En la cresta se percibe la Cruz de Priena

Los Urrieles desde la Cruz

Una de las vistas mas entrañables para un asturiano

Se ve el pueblo Llano de Con y las Sierras de Hibeo y Cuera

En la cima
La cruz y su vértice geodésico



martes, 3 de agosto de 2010

Pico Tiatordos


En Pendones llenamos las cantimploras y a las 10:20 h. comenzamos la aproximación a un pico que hacía tiempo considerábamos asignatura pendiente.


Puente sobre el río Faya


La primera desviación se toma a la izda., la segunda a la dcha. y la tercera, según marca la foto de abajo, también a la izda.

Después de una fuerte pendiente por un pedregoso camino, estrecho y zigzagueante, pasamos la mayá de Sen de la Vara y las cabañas de la Palombar.




El trayecto bien marcado nos introduce en un frondoso hayedo tras el cual alcanzamos la mayá del Pláganu con unas cabañas derruidas y una fuente seca.




El Maciédome, que al final veremos a nuestra derecha, nos va cubriendo las espaldas, bien visible, durante toda la ascensión.


Aquí se observa el paso de la garganta de Pláganu, con la campera y la roca que le da nombre.

Al poco vislumbramos el Tiatordos, y en su base las praderías.


Cualquier lado de ascenso, derecha o izquierda, es mas sencillo que por el centro.


Vista hacia la derecha subiendo.


Vista hacia atrás.


Vista a la izquierda subiendo


Reposo del guerrero

Vértice geodésico del Tiatordos

Cualquier montañero sabe que tras la satisfacción de la llegada a la cumbre está el deleite de la observación de las vistas: montañas, nuevos retos; majadas, verde; Picos de Europa, Cornión... Pues nada, por el lado de Ponga encontramos niebla espesa, nube alta, ninguna foto, en lo que a este punto respecta fiasco total.