Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

jueves, 24 de febrero de 2011

Pico Plantón (desde Perlavia por Buanga)



Perlavia (400 m.), pueblecito perteneciente al concejo de Oviedo y a 15 Kms. de distancia de la capital, cerca de Trubia, de apenas medio centenar de habitantes, y al que se accede por la carretera AS-313. Pues ahí dejamos el coche.
¡Qué tranquilidad! ¡Qué silencio! Apenas interrumpido por el trinar de algún ave desconocida y quizá un ladrido lejano.
Caminamos hacia abajo a lo largo del pueblo hasta que enlazamos con la senda denominada Ruta del Osu. Esta, marca su itinerario completo: La Riera-San Andrés, mediante azulejos con la imagen de un oso.
Habiendo avanzado apenas un km., mirando hacia abajo, vemos San Andrés y Trubia.
Así caminando cruzamos un espeso robledal y llegamos a las cascadas de Buanga tras cuarenta y cinco minutos de recorrido. ¡Espléndida sensación! Un típico rincón de nuestra geografía asturiana donde evadirte de todo y simplemente disfrutar es algo inevitable que no hace falta demandar con insistencia. Nos pusimos las botas sacando fotos.
El camino en ligero ascenso nos acerca a la Sierra de Buanga. Dejamos a nuestra izda. el Pico Bobia (673 m.) y el resto de la sierra. Surgen comentarios de que hay quien la “crestea” completa, sin embargo no debe ser un paseo sencillo. Al final se va perfilando nuestro reto de hoy, el Pico Plantón (752 m.). Nos dan pena los caseríos abandonados, semiderruidos, imagen de, en otra época, gente orgullosa de sus posesiones, autosuficiente, sacrificada y trabajadora. Haciendas no valoradas posteriormente y que tras dos o tres generaciones o están superdivididas y devaluadas o ya ni se sabe a quién pertenecen.
El Plantón sobresale sobre el resto. Casi lo rodeamos a nuestra izda., pues es la ascensión más cómoda. A las dos horas y media de Perlavia estábamos en su cumbre.
Vértice geodésico, dos belenes de cumbre, buzón, señales, recuerdos, placa “in memorian”, nos dio sensación de pico frecuentado. Disfrutamos de las vistas, llegamos a vislumbrar Oviedo, nos engañamos a nosotros mismos como que descansábamos, para continuar, casi sin tregua, unas cuantas horas más.
Descendimos y volvimos al mismo camino de media ladera, pasamos una portilla, salimos a la carretera que desde San Andrés conduce a Linares, y subimos por ella hasta poco antes del Grandamiana donde frente a una cabaña nos desviamos por una senda a la derecha. (40 min. desde la cumbre a la desviación).
Lo demás fue seguir el camino, pasar una vaguada, continuar a media altura la curva de nivel por la que discurre la senda y de pronto se abre antes nuestros ojos el enorme valle de Sama de Grado. Con sus barrios: El Caleyu, Palacio y La Teyera.
Volvemos a salir a la AS-313 para retornar a Perlavia, cerrando el círculo de la excursión del día.


Distancia: 15 km
Desnivel subida acumulado: 805 m
Dificultad: media-baja
Tiempo empleado: 4:30 h.

 Altura máxima: 752 (Pico Plantón)
Altura mínima: 268 (Sama de Grado)


 Descargar track de la ruta 

Ver situación en el mapa



Perlavia

Alguna arquitectura de corte tradicional

Iglesia de San Antonio

Ruta del Osu (fijarse en la señal)

Bajada a Buanga con el Pico El Castiellu al fondo

Cascadas de Buanga

Cascada de arriba

Cascada de abajo

Qué ruina!!

Pino solitario
Subir a Pico Plantón por la izquierda antes de cruzar la portilla

Arriba el vértice geodésico

Cumbre


Dos belenes de cumbre



Castañedo del Monte desde arriba

No la visitamos para no perder altura

Oviedo desde el Pico Plantón

A la izda. el Pico Grandamiana, que cruzaremos un poco por debajo hacia la derecha. Además, al fondo de la derecha se ve el Buey Muerto


Frente a la cabaña cruzamos hacia la derecha por un embarrado sendero. Al fondo el Pico Grandamiana


Al fondo la Sierra de Buanga, "cresteable". Su cota alta es el Pico Plantón que subimos hace un par de horas. Por delante aberración de cabaña incomprensiblemente tolerada

Bajando a Sama de Grado

Precioso y amplio valle de Sama de Grado

Sama de Grado

Rincón de Sama de Grado

Iglesia Parroquial de San Esteban de Sama

martes, 15 de febrero de 2011

Senda Costera: Nueva - Ribadesella (Tramo IV)



En este tramo de Costa Asturiana nos toca de salida Nueva de Llanes. Dejamos el coche muy cerca de la estación de FEVE, con objeto de retornar, como ya viene siendo habitual en nuestras últimas incursiones similares, por ferrocarril.

Buscamos Ovio en nuestro acercamiento a la costa, con la pretensión convertida en obsesión de dibujar en estas excursiones un camino que realmente sea marítimo, que discurra lo más cercano posible a los acantilados, a las olas, a la arena de las innumerables playas de las que nuestra región presume con orgullo.

Seguimos recurrentemente las múltiples indicaciones que sistemáticamente nos conducen a la playa de Guadamía.

El itinerario es prácticamente llano, por lo que los kilómetros se suceden con una media aceptable y uniforme, salvo en tramos donde el impulso de plasmar en fotografías la belleza del entorno nos ralentiza la marcha.

A la altura de Picones, y volviendo la vista al Sur, se percibe entre la niebla en la lejanía del horizonte los Picos de Europa, se perfilan los tres macizos.

Vemos a lo lejos la Ermita de San Antonio, pero no nos acercamos, significaría desviarnos.

Conseguimos fotografiar, con la Ermita de fondo, la altura del bufón de la playa de Cuevas del Mar. Las últimas tempestades acabaron con la mucha arena de que esta playa disponía. Es de esperar que se reponga antes del verano próximo.

Nos asomamos a otra playa, la de Villanueva, posiblemente la más estrecha y angosta de nuestro litoral cantábrico.

Después Llames, y, en la costa, los famosos bufones de Pría. Difícilmente hubiéramos escogido mejores día y hora para visitarlos y registrarlos en instantáneas: viento fuerza 10 (temporal duro de la escala Beaufort), olas grado 6/7 (mar muy gruesa/arbolada s/ escala Douglas) y marea alta. Se supone que la altura que alcanza el agua de los “venturis” de los bufones debe ser máxima en estas circunstancias. Reiteradamente recomendamos a los incautos turistas y curiosos del lugar, del traidor peligro que entraña el acercarse a las bocas de estos “dragones” costeros, que a la menor oportunidad y sin aviso previo exhalan de su interior con inusitada fuerza el agua salada que los devora en el tiempo.

La Playa de Guadamía nos cierra el paso. Marea alta y río Guadamía a máximo caudal por las recientes lluvias y deshielos nos obligan a vadear río arriba dos o tres incómodos kilómetros. Al fin cruzamos en zona de piedras para, después de salir a la carretera, asomarnos por la playa en su vertiente occidental. La observación de los bufones desde el área recreativa de este lado es simplemente extraordinaria.

A partir de aquí, y por recomendación de terceros, decidimos avanzar por el Camino de Santiago, conscientes de que ello representaba con frecuencia perder de vista el mar. De otro modo nos hubiéramos encontrado con tramos demasiado abruptos e intransitados.

La llegada a la estación de FEVE de Ribadesella puso el colofón a la aventura del día. En tren hasta Nueva, y al coche. 





Distancia: 23,1 km
Desnivel subida acumulado: 295 m
Dificultad: Baja
Tiempo empleado: 5:15 horas



Nueva de Llanes

Macizo Central

Ermita de San Antonio

Playa de Cuevas del Mar

Túnel de Cuevas del Mar

Puente sobre el río Ereba

Bufón de Cuevas del Mar

Playa de Villanueva

Imposible pasar sin foto

Impresionante área recreativa

Ermita en el Área Recreativa de Garaña

Bufones de Pría

Playa de Guadamía

Río Guadamía. Por aquí cruzamos.

Los bufones desde el otro lado de la playa

Imposible captar toda su fuerza