Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 30 de agosto de 2011

Pico Múa y Hoces del río Pendón



Pasado Nava y a tres kilómetros en dirección W. se encuentra Fuensanta.
El de las Hoces del río Pendón es un sendero balizado (PR. AS-45) que tiene su origen y final en Fuensanta, justo al lado de la planta embotelladora de agua.
Aparcamos en las inmediaciones y aprovechamos para llenar las cantimploras en su fuente.
Iniciamos la caminata cruzando el puente sobre el río Pría (o Fuensanta), dejando a la derecha un sendero que lleva al Palacio de La Ferrería.
Poco después, un nuevo cruce obliga a elegir una dirección ya que al ser una ruta circular se puede optar. Elegimos la de la izquierda por ser la más habitual.
A través de un pequeño bosque llegamos sin pérdida y en continuo ascenso al Collado Los Fornos, que cuenta con un depósito de agua y un bebedero para el ganado.
Cruzado el Collado se aprecia a distancia buena parte de las hoces y el llano camino  a media ladera que deberemos seguir; camino construido por cierto para la conducción de la traída de aguas a Nava.
Poco a poco la ruta se estrecha hasta  llegar a la caseta de captación de aguas. Aquí debemos subir unos escalones, atravesar un prado y cruzar el arroyo por un puente de madera. Esta es la zona conocida como Les Meceuraes, sin duda el rincón más bonito de todo el trayecto.
Al poco, el camino que nos llevará  hasta el Pico Múa (967 m.) se bifurca: el ramal de la izquierda se encamina a Brañavernes y el de la derecha al Collado Las Fuentes. Elegimos este último.
Pronto comprobamos que nuestro sendero se encuentra en un estado deplorable: barro, árboles y ramas caídas, nos dificultaban el caminar.  Después, por sendas de ganado, alcanzamos un claro bien visible y  ahora por mejor piso, llegamos al Collado Las Fuentes.  La ascensión desde aquí al pico es bastante fácil.
En la cima encontramos un buzón de cumbres y pudimos disfrutar contemplando las espléndidas vistas de su privilegiada situación.
Luego inciamos rápidamente el regreso. Lo hacemos por el mismo camino de subida, pero ahora con una mejor lectura del terreno.
Llegamos de nuevo a las cercanías del puente de hormigón, lo atravesamos, e inmediatamente el camino toma una fuerte subida en zigzag, perfectamente visible desde el Collado Las Fuentes, para finalizar en el collado de La Canal.
El camino se transforma en una buena pista de tierra para llegar a Mayáu Pastor; aunque antes obviamos una desviación a Les Praeres a la izquierda.
Continuamos ya en fuerte bajada y con muchos tramos hormigonados hacia Fuensanta, pasando por Cantu Corral, la fuente de Faeu y las brañas de Tabléu y La Vallorita, desde donde contemplamos el Palacio La Ferrería.
El descenso ahora se suaviza y en breve alcanzamos el punto de inicio, después de casi seis horas de caminata.



Distancia: 14,50 km
Desnivel subida acumulado: 1.035 m
Dificultad: Media
Duración: 6:00 horas

Centro de aprovisionamiento
Tomamos la pista de la izquierda a Los Fornos
Collada Los Fornos
Un tramo de la senda por las hoces

Puente Les Meceures
Les Meceures
La senda por Les Meceures
Hayedo de Les Meceures
Viejo camino hacia el Collado Las Fuentes
Una de las varias cabañas abandonas en Pendón
El Pico  Múa
Collado Las Fuentes
El Múa visto desde el Collado Las Fuentes
Les Vueltes para alcanzar el Collado La Canal vistas desde el Collado Las Fuentes
Brañavernes visto desde el Collado Las Fuentes
Buzón en la cima del Pico Múa
Placa en la cumbre
Las Hoces vistas desde la cima del Múa
Puente Pendón
La fuente de Faeu
Palacio de La Ferrería visto desde la zona de La Vallorita

martes, 23 de agosto de 2011

Peña Requejines y Lago Ausente




Distancia: 9,00 km
Desnivel acumulado de subida: 631 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 4:00 horas 

El Puerto de San Isidro es un excelente emplazamiento para iniciar un buen montón de rutas, tanto por la vertiente asturiana como por la leonesa. Una de las frecuentadas por los montañeros, sobre todo en invierno, es la que hemos intentado realizar hoy, pero que no nos fue posible rematar, ya que la niebla se dedicó a travesear con nosotros a lo largo de casi todo el recorrido.

Lo primero fue visitar el lago Ausente. Lo más frecuente es hacerlo desde Circo Cebolledo, pero también hay otras alternativas y una de ellas es desde el área recreativa de El Praico, situada un poco antes de la Venta de San Isidro. Allí arranca la ruta balizada P.R. LE- 26.

Este sendero, después de cruzar el río Isoba y una pradera contigua, remonta y se abre paso por un claro entre el matorral. Poco a poco, al lado del reguero Peñón, se alcanza la Loma Fonfría. Aquí el desnivel se dulcifica bastante y, en ya cómodo caminar, avanza hasta encontrarse con la pista que procede de Circo Cebolledo. Seguimos por ella en dirección Sur para rápidamente desviarnos a nuestra derecha por una senda rocosa que nos lleva sin pérdida al Lago Ausente. Es, sin duda, el más bonito de la zona, situado en una pequeña altiplanicie bajo los picos Ausente y Requejines.

Acometemos la subida al Pico Requejines por la derecha del lago, por una senda poco clara que no pierde de vista el lago y como referencia la cima. Allí hay un buzón de cumbres y un mojón de piedras.

Aunque sabemos que El Pico Ausente está cerca, la niebla nos impide verlo. Abandonamos la cumbre para protegernos del aire y un poco cobijados adelantar la hora de la comida.

Como la niebla no se disipaba, decidimos regresar recorriendo la Sierra de Sentiles con la mina de talco La Respina a nuestra izquierda. Alcanzando una collada, nos desviarnos por una senda que baja entre grandes riscos a desmbocar en el camino procedente de Circo Cebolledo. Alcanzada la pista decidimos recorrer la traza de un antiguo remonte que entre matorrales nos deja sobre el río San Isidro. Lo cruzamos por donde mejor podemos y, ya por senda, retornamos a El Praico. Seguimos sin ver el Pico Ausente. Un motivo mas para volver.




Área Recreativa de El Praico

Cartel anunciador de la ruta

Pico Requejines y subida inicial por el Valle de Fonfria

Formación de colmenas que dejamos a nuestra espalda

Tramo del camino al encuentro de la pista procedente de Circo Cebolledo

El Toneo

Señal en la pista procedente de Circo Cebolledo

El Valle de Fonfria

Senda hacia el Lago Ausente

A los pies del lago

La niebla aumenta sobre las cimas de los picos Ausente y Requejines

El lago visto desde la subida al Requejines

La niebla sobre el Pico Ausente se disipa durante unos momentos

Acercándonos al Requejines

Cima del Requejines

Buzón de cumbres del Requejines

El Torres y el resto de la Sierra de Valverde

El Torres

Minas de talco de La Respina

Urbanización de San Isidro

Senda de bajada de la collada Sentiles a la pista de Circo Cebolledo

Restos de la antigua telesilla de San Isidro

La niebla continua sobre los picos Requejines y Ausente

jueves, 18 de agosto de 2011

Cascada del Tabayón del Mongayo (P.R. AS-60)



Distancia total: 10,60 km
Desnivel de subida acumulado: 470 m
Dificultad: Baja
Duración: 4:00 horas

Distancias y tiempos parciales:
Tarna-Cruce Terreros: 1,10 km (20 m.)
Cruce Terreros-Robles Llanos del Toro-Cruce Terreros: 1,70 km (50 m.)
Cruce Terreros-Cascada Tabayón: 3,40 km (1:20 m)
Cascada Tabayón-Tarna: 4,40 km (1:30 m)

A pesar de la agreste orografía del terreno, no tenemos demasiadas cascadas en Asturias y las que hay carecen de entidad: las de Oneta, Xiblo, Llaimo, Covadonga, Agua Blanca, Cioyo o Aguasalió son algunas de las mas significativas. Unas destacan por su belleza, otras por el entorno o la historia que las rodea, alguna por su altura, pero la más espectacular de todas ellas es sin duda la del Tabayón del Mongayo, que lo reúne todo. Está declarada Monumento Natural de Asturias (Mayo de 2003), y se encuentra dentro del Parque Natural de Redes.
Para visitar esta cascada nada mejor que desplazarse al pueblo de Tarna desde donde arranca un pequeño recorrido señalizado (PR. AS-60). El antiguo pueblo fue destruido totalmente durante la Guerra Civil en el año 1937 y posteriormente reconstruido, por lo que su trazado dista mucho de los típicos pueblos de montaña de la zona.
A la entrada del pueblo, y tras cruzar un pequeño puente sobre el río Nalón, arranca a la derecha un camino hormigonado que pasa por delante del cementerio. Ahí iniciamos la ruta que continúa entre prados que acaban internándonos en el bosque Saperu hasta el cruce de Terreros.
Una señal nos invita a desviarnos a la izquierda para visitar el Llano del Toro, donde se encuentran dos grandes ejemplares de centenarios rebollos. Atravesando un prado e internándonos en un hayedo, conducidos por las contínuas marcas de pintura en sus árboles, terminamos al lado del mayor de los rebollos: un ejemplar de unos 10 metros de perímetro (el segundo más grande de Asturias después del Carbayón de Valentín). Unos metros más arriba hay otro algo más pequeño: de unos 7,5 metros de perímetro. Ambos están protegidos por un cercado de madera y en el primero se puede ver un cartel que dice:

-Heridos por mil rayos, centenarios robles albares vigilan el seno de los hayedos del  "Llanu’l Toru", contribuyendo con sus retorcidos troncos al enriquecimiento de los complicados equilibrios del sistema forestal-

Tras la visita de los rebollos, regresamos de nuevo al Cruce de Terreros y seguimos por la pista que traíamos que, a tramos, está hormigonada.  Poco después cruzábamos un rústico puente de madera sobre el arroyo Requexada y pasábamos al lado de la antigua majada de Las Cabaniellas hasta encontramos con la Fuente Les Arellales.
A partir de aquí la pista se convierte en senda con ligeros altibajos, pero de buen andar. Cruzamos un nuevo puente de madera para salvar un regato y continur hasta el final del bosque, donde ya empezamos a divisar la cascada, el Canto del Oso y el Cuitu Negro.
Primero hay una pequeña bajada entre brezos hasta La Campona, luego cruzamos el río Mongayo dos veces, para inmediatamente iniciar una ligera subida hasta la base de la cascada.
Contemplada ésta con deleite, sólo nos queda iniciar el regreso que realizamos por el mismo camino de ida.
Sin duda una bonita excursión; otra de las imprescindibles y apta para todo el mundo, incluso niños.


Iglesia de Tarna
Lugar de inicio de la ruta
Cartel informativo
Cruce de Terreros (desvío a Llanos del Toro)
Bosque de Llanos del Toro



















Rebollos centenarios

Puente del Rodrigo sobre el arroyo Requexada
Fuente Los Arellales
Entorno Los Arellales
Monte Saperu

Puente Pandu La Escoba
El Cuitu Negro
Cantu del Oso
La cascada ya es visible
Cabaña en La Campona
Subiendo hacia la base de la cascada
El Tabayón del Mongayu