Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 31 de enero de 2012

Lagos de la Barrera (desde Bandujo)




 Distancia: 15,0 Km 
Desnivel acumulado de subida: 900 m 
Dificultad: Media-baja
Duración: 6:30 horas


La ruta de hoy comienza y finaliza en Bandujo, un pueblo que pertenece al concejo de Proaza y que hace un par de años fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico. Ya nos referimos a él en nuestra entrada del Pico Lluguei.

Una vez buscado aparcamiento para los coches, tomamos una pista parcialmente hormigonada, sobre la traza de otras antiguas, que arranca justamente a la entrada del pueblo con dirección norte y que va ganando altura entre fincas y alguna cabaña que otra, pasando por Pandu. De ahí sale el antiguo ramal hacia el caserío abandonado de Folgueras, en donde puede observarse la recuperación de algunas de sus cabañas.

Poco después la pista pierde un poco de altura justo al cruzar el regato de Folgueras, para comenzar a ascender de nuevo pasando por la Braña La Collada, y finalizar, ya en el alto, junto a un redil de ganado.  En poco más de cuatro kilómetros hemos superado un desnivel de casi 450 metros. Desde allí damos vista a la Campa San Bartuelu y hacia ella nos encaminamos en ligero descenso comenzando a pisar alguna que otra mancha de nieve. Una vez alcanzada, giramos hacia el oeste por la traza de un ancestral camino conocido como "Camin Francés" y también "Carril de los Moros", hoy integrado en la ruta GR-109 "Asturias Interior" (etapa 16). Algunos tramos todavía conservan restos del empedrado original.

Finalmente alcanzamos la vega de la Barrera, bajo el pico del mismo nombre, donde se encuentra un conjunto lagunar con cinco pequeñas lagunas protegidas individualmente por un vallado de madera y espinos, con objeto de preservarlas del ganado. Las tres mayores alimentan otros tantos abrevaderos. El piso a esta altura ya es un manto de nieve que lo cubre todo, y los abrevaderos y orillas de las lagunas están helados.

Continúa nuestro camino, ahora en suave ascenso, por la Vega de Valdelacasa, para finalmente alcanzar la collada del Alto Santiago desde donde podemos contemplar el Caldoveiro y, a sus pies, la laguna de Tambainsa. Bajamos hasta ella, y una vez contemplada  retrocedemos brevemente para encaminarnos con dirección sur y, en fuerte subida, hacia la Vega de Foslayegua. Al llegar nos encontramos con una braña en ruinas -excepto por una cabaña redonda de piedra-, y al poco la laguna de Foslayegua, quizá la más bonita de los puertos de Marabio.

Continuamos con dirección noreste, entre pequeños "jous", hacia los Charcos Rubios. Desde aquí pillamos una fuerte bajada hacia El Duernu, para pasar al lado de una finca con cierre de piedra y varias cabañas. Finalmente alcanzamos la pista hormigonada de subida, en la zona de La Solallera, donde tenemos una cuadra con un buen ejemplar de tejo.

De aquí a Bandujo vamos alternando la pista de obra con algún tramo del viejo camino original, aunque realmente es preferible la bajada por la pista ya que disponemos de mejores vistas. 


La pista hormigonada en sus inicios

Bajando al reguero de Folgueras

Mirando hacia atrás vemos parte del camino recorrido

Fin de pista en la Collada de Bandujo

Campas de San Bartuelu con el Pigurices y el Pedregal al fondo

Indicador del  GR-109. Nosotros dirección Villamayor

Uno de los tramos empedrados del Camín Francés o Carril de los Moros

La Vega de las Lagunas de la Barrera

Abrevadero helado en La Barrera

El Caldoveiro. A sus pies la laguna Tambaisna

La laguna de Tambaisna

Cabaña de piedra en Foslayegua

Acebos en Foslayegua

La laguna de Foslayegua

Bermiego visto desde Resprieto

El Gamoniteiro

Sierra del Gorrión y Peña Rueda nevado

Oviedo

Puertos de Marabio con su ermita de Santa Ana

El tejo

El caserio de Folgueras, al fondo Sograndio

El Pico Lluguei

Acercándonos a Bandujo

Abundancia de acebos en buena parte del recorrido

jueves, 26 de enero de 2012

Llananzanes - Puerto Piedrafita - Llananzanes






Distancia: 14,30 km (i/v)
Desnivel de subida acumulado: 930 m
Dificultad: Baja
Duración: 5:45 horas





Teníamos pendiente Piedrafita (PR-AS 265), igual que otras muchas rutas de la amplia geografía y variedad orográfica de nuestra verde región asturiana, pero ir llevando los puertos “de calle” no deja de tener su atractivo.

La climatología se presentaba favorable y programamos la marcha.

Por la AS-253 nos acercaremos hasta Collanzo, torcemos a la derecha entroncando con la AE-6 por la que circulamos siete kilómetros hasta la Paraya, ahí, nuevamente a la derecha hasta Llananzanes donde dejamos el coche frente a la capilla.

El Puerto de Piefrafita (1.683 m.), desde  Llananzanes comunica el concejo de Aller con la provincia de León. Las huellas de un paso frecuentemente transitado desde tiempos ancestrales se ponen de manifiesto ya al inicio de la marcha. Un antiguo y elaborado piso de piedra en algún tramo da fe de ello.

La senda, al inicio, nos va conduciendo por debajo de la canal que alimenta de agua la central hidroeléctrica de la Paraya. Pasamos por una fuente, la de Roxeco, un puente y una derruida majada.

Cruzamos un arroyo, el de Carbazosa.

A poco más de una hora de marcha observamos una majada de cabañas en ruina, nos encontramos en Campanal Baxu.

Al frente, considerando que avanzamos en dirección SW, se perfilan El Bolero (2.043 m) y El Estorbín (2.123 m.), ambos con manchas de nieve; y, a nuestra derecha, El Cuaña (2.028 m.). Cierra el gran circo por donde ascendemos a nuestra izquierda (E) la Sierra de Campanal.

La pendiente, que nos va haciendo mella poco a poco, es uniforme y persistente. Volviendo la vista atrás vemos inmediato la Sierra de Fuentes de Invierno, y más allá, en dirección norte, Peñas Negras y Peña Mea. Empezamos a adivinar las primeras casas más altas de Pelúgano de Arriba.

La majada siguiente es Campanal de Arriba. Su fuente y la disposición de alguna de sus cabañas y cuadras la catalogan como paraje interesante.

Nuevamente cruzamos un arroyo que alimenta al de Llananzanes, se trata del de San Pedro.

Las vistas desde Collado Rocín, al que accedemos tras casi tres horas de ascenso, son de recuerdo. Ante nosotros se abre la vega de un amplio circo. La gran variedad de vegetación: arbusto y matorral bajo, frondosos bosques –hayedos- y praderías cuidadas con cercados trabajados, componen un paisaje complejo en función de la diferencia de alturas y proximidad de riego natural. De paso cinco minutos de relax.

Continuamos ascendiendo por un frondoso hayedo que nos envuelve por arriba y por debajo del sendero y enseguida afrontamos los últimos repechos.

Una alta columna de cemento más parecida a un tótem indio que a un vértice geodésico nos indica que estamos en el Puerto de Piedrafita. Al otro lado León, al principio pista y luego carretera: Piedrafita, Pontedo…

Tras el pincho y la cerveza volvemos "machacando" el track de subida.

El tiempo claro,  la temperatura agradable y la limpieza en el horizonte hicieron inmejorables las condiciones de la excursión. Como siempre mereció la pena.


Ermita de Santa Ana de Llananzanes (en reparación)

Atravesando el pueblo abandonado de Llananzanes

Rincón de Llananzanes

El Estorbin de Valverde, máxima altura de Aller



Algunos tramos del camino aún conservan el antiguo empedrado
 
Arroyo de Carbazosa

Reguero Braña


Al fondo Pelúgano de Arriba y Peña Mea

Como casi siempre la mayoría de las cabañas en estado de pura ruina


Abrevadero de Campanal de Arriba

Curiosa cabaña en Campanal de Arriba construida entre dos peñascos

Otras de las cabañas de Campanal de Arriba, precioso rincón muy bien conservado

Hayedo a ambos lados de la senda

La Peña Cuaña de la Sierra de Casomera

Arroyo de San Pedro





Alguna manchuca de nieve por arriba

Llamativo mojón en el puerto con el Cueto Pando al fondo