Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 13 de marzo de 2012

Senda Costera: Navia - Viavélez (Tramo XVIII)


Dejamos el coche en la zona portuaria de Navia.
Cruzamos el puente y andamos por carretera general algo más de un kilómetro hasta conseguir una desviación a nuestra derecha que nos permita no separarnos demasiado del litoral. Nos encontramos poco después con un palacio, discreto, completo, con capilla, con muros, y todo perfectamente mantenido y conservado. Nos informan que es el “de la Marquesa”. Atravesamos hacia el norte entre tierras de labor en dirección a la playa de Foxos, que vemos desde la distancia, y la preciosa de Arnielles, con sus largas escalinatas, que recorremos de E a W, tras conseguir fotos de la ría y playa de Navia desde su mirador. A nuestra izquierda nos esperan el cabo y faro de San Agustín.
El Campo y el Ribeiro son barrios de Ortiguera, que cruzamos, con sabor marinero, y como no, su pequeñito pero entrañable puerto pesquero.
Nos llaman la atención sus cuidadas casas, el aprovechamiento de los espacios, la notable presencia de pizarra… 
Situados en la parte alta, lado oeste, comenzamos a circular por la GR E-9 (tramo Ortiguera-Viavélez). Este tramo concreto, segunda parte en nuestra excursión de hoy, consta de 14,5 kilómetros, pero que con algún que otro desvío se convierten en más de 18 km. Hasta aquí nosotros ya llevábamos otros siete disfrutados, desde Navia.
Toda la ruta estaría ya muy balizada y marcada, señalando los kilómetros, a partir de ahora, uno a uno, km. 0 en Otiguera y 14 en Viavélez. Como apreciaríamos mas tarde en tramos se despista hacia el interior obligando a circular por asfalto de modo innecesario o al menos impropio a nuestro entender.
El acceso a la playa de Figueira, en el kilómetro 2 de este segundo tramo de ruta, se ha de hacer por escaleras, ya que, además de ser toda de roca, desaparece bajo el agua en mareas llenas.   
La Playa de Torbas es de otro tenor. Si bien las posibilidades de aparcamiento son limitadas, y el piso es de piedra, es amplia y abierta.
Pronto llegaríamos a un lugar sorprendente por inesperado, una nueva área recreativa sobre la Punta del Picón, “Mirador de Salías”, con toda la infraestructura necesaria para pasar un buen día de verano. Las vistas de los acantilados circundantes son el complemento perfecto. Nos encontramos a la altura del kilómetro 7 de la denominada Ortiguera-Viavélez
Al continuar, la senda nos desvía hacia el interior, a Castello, su camping, sus casas de alojamiento rural y al final la playa de su mismo nombre, la mayor del concejo de El Franco. Sinceramente de poco atractivo veraniego: con piso de cantos rodados y peligrosas rocas en el agua. La de Cambaredo que la sigue la iguala en características. Fue sin embargo antigua zona de explotación aurífera romana y es de gran valor ecológico. Sobre ella un mirador y un área recreativa con escultura al viento completan el paisaje. Nos estamos acercando al km. 12 de la senda.
Seguimos ahora por asfalto, disfrutando de la brisa y el olor del mar de los acantilados de Canal y Rego en dirección a la playa de Pormenande, también de cantos rodados y roca en abundancia. Está perfectamente acondicionada con aparcamiento, área recreativa, parque infantil, etc. Se configura por dos playas distintas que en marea baja se comunican.
Nos asomamos a los jardines del Palacio de Jardón ya de Viavélez, ahora puesto a la venta. Hemos llegado al kilómetro oficial 14.
Un cartel indicador al final de la ruta dice: “Típico pueblo marinero de Asturias, de rincones entrañables, calles estrechas y pronunciadas pendientes. Enmarcado por el riachuelo de Vío y por impresionantes acantilados de curiosas formas. Las casas de cubierta de pizarra y blanca fachada, encaramadas y asomadas al mar, parecen suspendidas sobre el agua.” La vista desde el mirador de La Atalaya dan buena fe de ello, lo hemos comprobado. Sin embargo en honor a la verdad, al menos a estas alturas de año, parecía un pueblo fantasma. Realmente viviendo ahora no hay ni media docena de vecinos.




Distancia: 25,30 Km
Desnivel acumulado de subida: 640 metros
Dificultad: Baja
Duración: 7:30 horas





Ría de Navia con su actividad naval

Toma de fuertes contrastes
 
Desde la margen izquierda
 
Palacio de Santa Cruz o de Cienfuegos-Jovellanos (s. XVIII) en Mohías
Playa de Arnelles
Desde su lado occidental

Vieja pieza histórica y los faros de San Agustín

Faro y Ermita de San Agustín

Villa de Ortiguera

Playa de la Figuera

Playa de Torbas-El Barco

Ruinas a la altura del km. 6 de Ortiguera-Viavélez

Desde el mirador de Salías a derecha

A izquierda

Puente sobre el río Armazá

Playa de Castello

Playa de Cambaredo
Mirador y área recreativa de Cambaredo

Desde el mirador
Acantilado Punta Carral
 
Playa de Pormenande

Palacio de Jardón (Villa San Jorge) de 1914

Viavélez desde La Atalaya

El puerto de Viavélez




martes, 6 de marzo de 2012

Senda Costera: Otur - Navia (Tramo XVII)





Distancia: 27,70 Km
Desnivel acumulado de subida: 780 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 7:45 horas


Entre la estación de Feve de Otur y Casa Consuelo no hay más allá de 50 m. Decidimos que podría ser un enclave adecuado como punto de partida de una excursión por el litoral cantábrico para poder retornar al mismo en busca del coche con cierta facilidad.
Como primer objetivo del día nos esperaba la playa de Otur a la que nos dirigimos por uno de los accesos: estrecha carreterita perfectamente señalizada.
Bordeamos el Camping Playa de Otur y en 25 minutos pisábamos su arena. Preciosa playa, extensa y de mullido suelo. En su extremo occidental, al final de la misma, desemboca un pequeño arroyo en un salto de agua sobre una laguna. Fue inútil el intento de subir por el acantilado de esa zona de la playa, en busca de la de Sabugo o de Arnela para no tener que salir nuevamente en dirección sur. Aunque hace años se pasaba tras las ruinas de un antiguo molino según lugareños informados, actualmente está impracticable y tomada por la vegetación: lo experimentamos directamente.
De modo que no tuvimos más remedio que retroceder, cruzar  el puente de la vía de FEVE, pasar junto a la Cooperativa Agrícola La Oturense dejándola a nuestra derecha e incluso por unos pocos cientos de metros salir a la carretera general N-634.
Al poco tomamos la desviación al pueblo de Sabugo y, advertidos de la naturaleza de la Reserva del Parque de Barayo, por un estrecho camino alcanzamos esa playa de Arnela. De fina arena, bonita y recogida, aunque simplemente nos acercamos y nos asomamos a ella.
De nuevo giramos sobre nuestros pasos hacia el sur hasta volver a la carretera general para, y sin tocarla, K-513, salir a la derecha, cruzar otro puente sobre la vía de FEVE y enfocando al N penetrar en el Área de Reserva Natural. Nos encontramos en el límite de los concejos de Valdés y Navia.
El Río Barayo forma en su desembocadura un complejo estuario de alto valor natural y paisajístico. Como riqueza vegetal destacar la proliferación de juncales que crecen sobre humedales salinos y, como fauna de especies protegidas, preciadas variedades de patos y nutrias (que no vimos).
En nuestro pasear de E a W cruzando la playa de Barayo o de la Veiga albergábamos la esperanza de poder salvar el estuario del río, para subir las escaleras por el otro lado, sin descalzarnos. Pues nada, a pesar de lo bajo de la marea, probamos la frescura de sus aguas en nuestros pies con las botas en la mano.
Seguimos por la costa por senda frecuentada dejando Vigo a nuestra izquierda hasta descubrir Puerto Vega. Fuimos apreciando desde arriba las protecciones de su puerto, sus casas de variados colores, su lonja, todo huele y sabe a mar. En la pesca y su transformación o manufactura se fundamenta casi todo. Pasamos al lado de una casa con escudo en cuya placa reza: “EN ESTA CASA MURIO EL EXCELENTISIMO SEÑOR D. GASPAR MELCHOR DE JOVELLANOS… HOMENAJE A LA BUENA MEMORIA DE ESTE ESCLARECIDO ASTURIANO…”
Puerto Vega: “Pueblo Ejemplar de Asturias” y “Pueblo más bonito de Asturias” en los años 1995 y 1998 respectivamente. Y se podría añadir: pueblo orgulloso de su historia y su cultura.
Subimos hasta la Ermita de Nuestra Señora de la Atalaya, cuya imagen, según la leyenda, fue recogida por pescadores flotando en alta mar y que se conserva en la capilla.
Nos encontramos ya en la llamada Senda Costera de Navia y su discurrir es ciento por ciento sobre los abruptos acantilados. El mar de fondo nos permite disfrutar de la vista del oleaje batiendo las rocas.
Tras pasar la Playa de la Llosera, y Soriana y su Isla, nos vamos acercando a la de Frexulfe, Monumento Natural. Hay dos playas en la zona sobre las que está todo escrito y cualquier cosa que se intente al respecto se queda corta: Barayo y Frexulfe. Dicho esto, aquí, basta.
La sucesión de acantilados inaccesibles, entrantes y salientes, playitas de arena y bajantes para puestas de pescadores nos distraen el continuo pateo sin enterarnos de lo cansado del viaje.
Enseguida nos encontramos sobre la playa del Moro y al poco la de Andés o Navia.

Finalizando el paseo de la pasarela sobre la ría naveta comienza a lloviznar. Pero nosotros hemos cumplido.

Estación FEVE en Otur

Playa de Otur

Cascada del río Mayor en la playa de Otur

Molino en la playa Otur

Playa de Arnela

Desvío a Barayo

Playa de Barayo

Subida a la Punta el Cuerno

La playa de Barayo vista desde la escalera

Aparecen las señales

Playa de Asteiro

Puerto Vega

Ermita La Atalaya desde Punta Castillo

El puerto de Puerto Vega

Puerto Vega

Ermita de La Atalaya de Puerto Vega

Playa de Llosera

La senda por Los Panos

La playa de Frejulfe

El río Frejulfe

La senda sobre la cala El Cerezo

Playa de Fabal

Playa de Coedo

Faro de Ortiguera

La playa de Navia

Pasarela del paseo marítimo de Navia

Ayuntamiento de Navia

Estación FEVE de Navia