Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

domingo, 23 de junio de 2013

Pico Tambarón y La Peñona



Salientes, Fasgar, Colinas del Campo, Vivero de Omaña, Montrondo y Puerto de La Magdalena son lugares desde los que se puede acometer la subida al Tambarón (2.102 m.) Este pico pertenece a la Sierra de Gistredo, límite entre las comarcas de Omaña y el Bierzo,  y aunque no es el más alto, pues le superan el Valdeiglesias (2.136 m.) y el Catoute (2.112 m.), goza de buena fama entre los montañeros de la zona. Otro de los picos conocidos de esta sierra es el Nevadín (2.077 m.)

El recorrido más cómodo, aunque no el menos corto, es el que parte del Puerto de La Magdalena (1.425 m.), lugar fijado hoy como inicio de esta ruta circular.

En el mismo alto, con dirección noroeste, arranca una pista que va dejando a nuestra derecha una nave ganadera y una fuente abrevadero, y un poco más adelante, entre prados, las ruinas de la antigua ermita de La Magdalena.

Cuando comienza el giro al sur escuchamos el ruido del arroyo Fasgarón y observamos a nuestros pies un depósito auxiliar contra incendios. La buena pista continúa en ligero ascenso entre el arroyo y un bosque de abedules y serbales.

En la entrada al Valle del Fasgarón nos orientamos para rodearlo por la izquierda avanzando entre Peña Buitre y Peñas Negras. Y a su final, tras cruzar el arroyo, ascenderemos ya en dirección oeste hacia una collada. Cuando pasamos al lado de la Cabaña del Pastor, un vistazo atrás nos ofrece buenas vistas de lo andado. Alcanzada la collada que separa los valles del Fasgarón y de Vivero, se  contempla en el centro de este último una bonita laguna.

Tramo llano, collada, intensa subida, nueva collada y de pronto vemos a nuestra izquierda el Valle del Mular.

Poco después abandonaríamos el camino a nuestra derecha que conduce al Alto del Portillín (1.695 m.), para seguir el que discurre paralelo a la valla que separa los límites municipales.

Bonita panorámica desde este punto con el Nevadín y Dos Hermanos (1.982 m.) a nuestra derecha (NW), al frente (W) el Tambarón y La Peñona (2.097 m.).También podemos contemplar aunque más lejos el Valdeiglesias y el Catoute y a nuestra izquierda la Cordillera destacando Peña Ubiña y Los Fontanes.

Alcanzado en ligero descenso el Molar de Montrondo (1.868 m.), comienza poco después sin trazo definido la subida final hasta la cumbre del Tambarón, que obliga a atravesar en sus últimos metros un incómodo pedrero. Arriba, en su exigua cima, tan solo nos esperaba un monolito de piedras y una cantimplora olvidada. Nada más identifica esta excepcional cumbre.

Al sur observamos La Peñona o Peña de La Portilla (2.099 m.) y hacia allí nos dirigimos.

Habremos de bajar a un collado intermedio: Collaín Sarnoso (2.051 m.) para de nuevo ascender hasta nuestra segunda montaña objetivo de hoy. La cima de La Peñona es mucho mas abierta y se encuentra marcada por varios montones de piedras, una cruz con buzón de cumbres y una engañosa placa en la que equívocamente reza el nombre de Tambarón.

Unas lagunas al este, de “Pozo Hollado”, nos orientan el regreso y hacia ellas nos encaminamos. El sentido más lógico hubiera sido bajar desde Collado Sarnoso, pero un gran nevero nos impidió esta alternativa por lo que acometimos el descenso directamente. Al estar la vegetación aplastada por la nieve reciente no tuvimos hasta aquí dificultad alguna. Una vez en las lagunas buscamos la mejor manera de alcanzar el arroyo del Mular, no siempre de modo sencillo debido a lo encharcado el terreno y la presencia de algunos neveros que procurábamos evitar.

Alcanzado el arroyo junto a una estación meteorológica salimos a una pista que nos dejaría en Montrondo. En el trayecto se puede contemplar un importante abedular que dicen se conserva como hace cientos de años.

A la salida de Montrondo un camino paralelo a la carretera nos conduce a las puertas de Murias de Paredes que cuenta con ayuntamiento, una casona de los Condes de Luna recién restaurada y dos establecimientos hosteleros, sirviéndonos uno de ellos como lugar de recuperación de fuerzas. El Camino de Las Calabazas en menos de tres kilómetros nos llevaba al Puerto de La Magdalena culminando así esta larga, pero gratificante caminata.






Distancia: 23,10 km
Desnivel acumulado de subida: 930 m
Dificultad: Media
Duración: 7 h 30



Los restos de la ermita de La Magdalena

Depósito auxiliar contra incendios

Valle de Fasgarón

La laguna de Vivero

Subida desde Fasgarón al Llano Verdasca

La Peñona y el Tambarón

Los Fontanes, Peña Ubiña y Ubiña Pequeña

Nevadín y Dos Hermanos

Valdeiglesias

El Tambarón al alcance

Acercándonos a su cima

Catoute

En la cima del Tambarón

Murias de Paredes y Senra

En la cima de La Peñona o Peña de La Portilla

La masacrada placa en la Peñona que anuncia el Tambarón

Arcos del Agua

Las Lagunas o Llaos

Estación meteorológica del Mular

Abedular de Montrondo

El pilón del Campo de Montrondo

Entre Montrondo y Murias de Paredes

La casona de los Condes de Luna en Murias de Paredes

Camino de subida al Puerto La Magdalena

Puerto de La Magdalena

martes, 18 de junio de 2013

Bezanes - Brañagallones - Cueva de Valdevezón



Asturias sorprende con frecuencia con imágenes de preciosas praderas de altura rodeadas de montañas, en ocasiones de difícil acceso, conformando un circo natural aprovechado históricamente para ganadería y pastoreo.
Toda la zona del Parque Natural de Redes (antes Reres) es lugar concurrido para la práctica cinegética, pesquera y de senderismo verde. Las cabañas de sus vegas, perfectamente rehabilitadas y en uso, ofrecen al visitante una imagen que poco tiene que ver con lo habitual de este tipo de construcciones en cuanto al estado de conservación de las mismas.
Pues bien, la Vega de Brañagallones es una de las más hermosas y recomendadas en los medios.
La habíamos visitado en diferentes ocasiones, pero como le ocurrirá a muchísimos senderistas no guardábamos ni fotos ni registro alguno de las excursiones, por lo que sin pensarlo dos veces nos decidimos a atacarla una vez más con una marcha inicialmente ambiciosa: Bezanes-Brañagallones-Canto el Oso.
Desde Bezanes subimos sin cesar muy fuerte al principio y más moderadamente las cuatro quintas de la senda después. Una parte de la marcha transcurre por zona boscosa que es preceptivo disfrutar con los máximos sentidos, y el resto presume de vistas de montañas que, si no aparece niebla, deleitan y distraen o entretienen lo que queda de camino.
Después de sobrepasar un “argayu” y un túnel se alcanza la fuente de Panduqueman y se llega a la Vega. La vista impresiona y no se olvida jamás. Vacuno y caballar pastando entre cantidad de cabañas a cada cual más bonita y preparada.
Sin embargo algo no va bien: venimos apreciando niebla en las cumbres y especialmente en el Canto el Oso. Insistir en continuar hacia arriba no parece buena idea y decidimos alterar nuestra última parte de la excursión para visitar otra vega también recurrente: Valdevezón.
Por la derecha de Brañagallones, casi a la altura del hotel-albergue, tomamos la senda que sube por la margen izquierda del Río Monasterio hasta una pequeña cascada y un precario puente de madera. Deberemos cruzar para pasar junto a otros dos o tres pequeños saltos de peor acceso. 
Dejando dos nuevas cabañas a nuestra derecha, continuamos el sendero en busca de la cueva por donde rebrota el Río Monasterio. El caudal del deshielo y las últimas lluvias nos disuaden para observarla en la distancia.
Tras llegar a esta altura y reponer fuerzas, volveremos por el mismo sitio hasta Brañagallones y después a Bezanes.




Distancia: 26,80 km
Desnivel acumulado de subida: 950 m
Dificultad: Media
Duración: 8 h 30



A la salida (15 min)



El  Cantu la Oración

Tanta niebla nos da mala espina

Los múltiples y diversos sonidos del espeso hayedo nos acompañan

Fuente de Andorviu



Argayu´l Llovu

Su protección
Túnel del Crestón


Mirador de Monte Redes

Se comienza a distinguir Brañagallones

Fuente de Panduquemau

Vega de Brañagallones

Primer salto de agua camino de Valdevezón

Con cuidado



Vega de Valdevezón

Peña el Sellar


Río Monasterio

Cueva La Corcoxa


De vuelta a Brañagallones: La Sierra de Príes

La vega desde el albergue y el Cantu`l Osu ahora despejado

A Pepe Calvo, Guarda Mayor

Al fondo habríamos subido por Ranéu al Cantu´l Osu

Por fin, de vuelta, vemos los tejados de Bezanes



“El Parque Natural de Redes fue declarado como tal en 1996, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) en 1999, y Reserva de la Biosfera en el 2001 por el Consejo Internacional de Coordinación del Programa MaB de la UNESCO. Es Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) desde el año 2003.”