Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 25 de noviembre de 2014

Bosque de Monasterio de Hermo





Distancia: 11,4 Km
Desnivel acumulado de subida: 425 m
Dificultad: Baja
Duración: 3 h 20 m




Es una ruta realizada en el interior del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, declarado en 2002 por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Por la AS-15, en el tramo de entre Cangas de Narcea y el Puerto de Cerredo, nos encontramos con Rengos. Allí debemos desviarnos por la CN-9 que corre pararela al río Narcea hacia Monasterio de Hermo. Tres kilómetros después alcanzamos el pueblo de Gedrez, al que conviene hacerle una visita bien a la ida o bien a la vuelta. Los algo más de siete kilómetros que nos quedan para llegar a Monasterio son un como un "tráiler" del espectáculo que nos espera.

Aparcamos a la salida del pueblo en un amplio aparcamiento junto a las antiguas oficinas, residencia de trabajadores y otras instalaciones mineras.  Aquí finaliza la AS-15 y
comienza una carretera privada que recorremos hasta alcanzar una escombrera y más restos de la antigúa explotación del Coto Minero del Narcea. Durante este trayecto de unos cuatro kilómetros con el margen derecho del rio Narcea a nuestro lado podemos contemplar la masa boscosa que se extiende principalmente por su margen izquierda y bajo la ladera norte de la Sierra de Degaña. Antes, en el kilómetro 3, pasaremos al lado de un cementerio que extraña por lo alejado del pueblo que está, mas que nada porque estamos andando por una carretera que tiene el paso prohibido si nos atenemos a varios letreros que así nos lo indican. 

Al final de la escombrera finaliza esta carretera minera que da paso a una buena pista, hay una ancha portilla metálica también con prohibición de paso, que nos conduce a las afamadas Brañas del Narcea, situadas en una extensa campera regada por el incipiente río Narcea y con varias cabañas, todas ellas en buen estado de conservación, una buena fuente e incluso una pequeña capilla.

Desde aquí las posibilidades son varias, la nuestra consiste en pasar por delante de la capilla y coger una pista que se interna en el bosque en dirección O y recorrer comodamente el primer kilómetro. Al llegar a una charca el buen camino desaparece y debemos proseguir un poco intuitivamente (hay escasos hitos) manteniendo el rumbo oeste hasta alcanzar la Vega de Portiel que debemos bordear por su izquierda al estar encharcada. No tardaremos en encontrar una nueva senda que nos llevará hacia la Braña La Revechada en un claro del bosque. Allí hay una cabaña de buen tamaño.

Optamos por seguir el camino que baja hacia Garabitos en dirección norte para continuar a encontrarse con el río Narcea que cruzaremos por un puente al lado de la carretera minera de subida. Ya  en esta solo nos queda seguir por ella hacia Monasterio completando así esta atrayente ruta.


Monasterio de Hermo

Pico Caniellas

Carretera minera de acceso a Brañas del Narcea

El bosque en su parte baja

Cascada al lado de la carretera

Cementerio



Restos de la antigua mina

Portilla de las Brañas del Narcea

Brañas de Narcea de Monasterio

La pequeña capilla de las Brañas de Narcea de Monasterio

La pista  en sus inicios por el interior del bosque

La carretera por la que hemos accedido a las brañas

Liquenes

Uno de los varios arroyos que atravesamos

Interior del bosque

Otro de los arroyos que atravesamos

Interior del bosque

Interior del bosque

Interior del bosque

Interior del bosque

Interior del bosque

Vega de Portiel

Uno de los escasos hitos que encontramos

Interior del bosque

Pico Caniellas

Braña La Revechada

Inicio del camino de regreso desde La Revechada

Abundantes liquenes

Tramo de la pista de regreso por Garabitos

Otro tramo de la pista de regreso

Iglesia de Monasterio de Hermo (siglos XV-XVIII)

Puerta lateral de la iglesia de Monasterio de Hermo

Ventana en el ábside de la iglesia de Monasterio de Hermo

Casa solariega en Monasterio de Hermo

martes, 11 de noviembre de 2014

Rio Color - Peña Priede - Pico Los Foyos
(cicular desde Sevares)



Las previsiones de tiempo y las lluvias de los últimos días nos invitan a pensar con cuidado el proyecto de excursión que para hoy más nos conviene. Una marcha no demasiado larga y apartada y con alturas reducidas sería lo ideal para aun con la siempre pretendida satisfacción de descubrir nuevos parajes transcurriese con poco riesgo de finalizar no muy bien parados

Para este escenario la travesía por el cauce del Río Color, aderezado con la subida de la Peña Priede aparece como una buena opción.

Así pues dejando el coche en la Iglesia de San Pedro de Sevares (siglo XVIII) nos fuimos acercando a La Piñera por la GR.105 (Ruta de las Peregrinaciones)

Hacia el sur y por su margen derecha fuimos subiendo aguas arriba disfrutando sin apenas pendiente de un paseo que para un soleado día de verano debería ser tenido muy en consideración. Por un camino en sombra y con rápidos, saltos y pozas profundas se puede catalogar como un bello paraje de nuestra geografía.

Pasamos por lo que fue el molino de Xanxubil, actualmente rehabilitado en preciosa vivienda, la piscifactoría abandonada y varios castañeros. Así, poco a poco sin pérdida posible, hasta la finca El Boquerón.

A partir de aquí fue otro cantar. El río Color toma más velocidad cuanto más arriba avanzamos por su cauce, al discurrir más precipitadamente por una foz o garganta que para nosotros se estrecha por momentos. Está conformada por las estribaciones de la Sierra de Pesquerín y Pico Forcos y los contrafuertes de Peña Priede y los Fueyos. La pendiente se vuelve más fuerte para la aproximación a nuestro objetivo de altura del día y nos obliga a apuntar hacia el este: Covañigra, en vez de al sur: Colláu Llaciu.

Por a veces sendero y bosque, y otras por camino de cabras y jabalíes, entre piornos, subimos considerable desnivel en poco espacio, obstaculizados por focos de vegetación frondosa

Alcanzada la collada y bien visible la cresta de la Peña Priede, un claro camino nos subiría por detrás -este-, sin mayor problema. Pisadas ambas cimas: Peña Priede (606 m.) y Pico Los Fueyos (615 m.), la primera con la cruz y la celeste bandera astur, ofrece mejores vistas.

El regreso lo hacemos bajando al Collado el Cabezu, desde donde ya por pista, avanzamos con dirección a Priede. Aquí nos detuvimos por un rato en su capilla, Ermita de la Asunción.

Retomada nuevamente la pista hacia el norte, con un desvío por la derecha como se observa en el mapa, acabamos desembocando en la parte alta de Sevares, cerrando nuestro circuito del día.





Distancia: 13 km
Desnivel acumulado de subida: 625 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 5 h



Descargar el track de la ruta:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8248291


Ermita de San Pedro

Arrancamos a caminar

La Piñera

Piscifactoría

Cómoda pista a la altura de Robellao

Río Color

Castañeos del Teyéu

Viga puente-conducción de agua que cruzamos ida y vuelta para asomarnos a Boquerón

El Boquerón

Debemos volver a la margen derecha del río...

... y comenzar a ganar pendiente

Por la izquierda hacia la Collada Covanigra

Sorteamos los arbustos

Pesquerín

Vista al norte: Sueve

Subimos rodeando por la izquierda

Cima del Pico Priede



Cima del Pico Los Fueyos

El Pico Priede visto desde Los Fueyos

Acercándonos a Priede

Una casina en Priede

Capilla de la Asunción, de Priede






Al fondo El Sueve

Cuidada plantación de arandanos

De regreso a Sevares

Precioso rincón de Sevares

De nuevo junto a la Iglesia