Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 31 de mayo de 2016

La Matosa - Pico La Piedra - Pico Niañu - Peña Brava - Foz del Foceyu - La Matosa



A un Km. de La Matosa hay sitio para aparcar varios coches y justo ahí (267 m/a.), a la derecha, comienza la senda que tomamos; coincidente, en principio, con la GR.105 (Ruta de las Peregrinaciones).
Aunque la idea era ascender también el Pico Torre (817 m.), motivo por el que nos acercamos a su base, finalmente desistimos al prever una larga ruta en total y observar, además, al frente, amenaza de lluvia.
Por tramos, la marca del camino nos desaparecía; en otros el barro nos invitaba a separarnos de lo que pudiera parecer el avance natural; y en algunos, foz del Reguero Foceyo por ejemplo, resultaba de cierta dificultad.
El número de ocasiones en las que hubimos de cruzar riegas y regatos con bastante agua pasaron de la docena. Los regodones con musgo ofrecían su riesgo, aunque a decir verdad nos libramos de descalzarnos en todos los pasos asumiéndolo, afortunadamente sin incidentes. 
A los cinco minutos de arrancar ya pasamos un puente de tablones a punto de la desintegración.
Desde la salida a la base del Torre habíamos subido con pendiente uniforme unos cuatrocientos metros. Al fondo, demasiado lejano en ese momento, destacaba entre nubes extremadamente negras para nuestro gusto, el Niaño. Parecía temerario interrumpir el avance, más o menos una hora, por subir el Torre, por lo que seguimos adelante, dejándolo de momento en “pendientes”.
A la altura del Collado Cerralín (686 m.) volvimos a conectar con el GR.105, (ruta de la que nos habíamos distanciado a la derecha un rato para acercarnos al Torre) aunque al poco nos separaríamos definitivamente de ella.
Por la Sierra de Pesquerín, hacia el sur, pasamos Collado de la Perra (759 m.), subimos por el Canto Macudes (882 m.) y avanzamos por el Collado Ovenes (865 m.).
Tras ascender la cota alta del Pico La Piedra (1.025 m.) subiendo por felechales que casi nos tapaban, acometemos el incómodo descenso hacia Collado El Diente,con brusca pendiente y piso de cuarcital grande.
Alcanzamos esta collada intermedia adornada con un enorme pedrusco y finalmente, con relativa facilidad, la cumbre rocosa del Cerro Niaño (1.074 m.) después. Allí mismo tomamos el tentempié y un merecido mínimo reposo para continuar después hacia el sur, por el lado opuesto al acceso, en dirección a la collada Niaño (873 m.).
El Cerro Oucedo (954 m.), justo enfrente en línea recta, nos abre el paso para crestear hasta la Peña Brava (970 m.)
Frente al Pico Los Ducaminos (1.044 m.) a la altura del Collado Andolléu (915 m.) comenzamos un descenso pendiente hasta el Reguero Foceyo, y, a continuación, a todo lo largo de su cauce, por una apretada garganta hacia el norte, hasta el coche.




Distancia: 16 km
Desnivel acumulado de subida: 1.050 m
Dificultad: Media
Duración: 8 horas

Punto de arranque de la caminata

Resbaladizo puente que cruza el río Color


En Casas Quemadas continuamos en vez de retroceder al Torre


Por Collado Cerralín

Pico Torre


Camino de Collado Ovenes


Bajamos del Pico La Piedra hacia el Cerro Niañu, de frente, Por el Cdo. El Diente

Cumbre del Niañu


Vistazo atrás desde el collado Niañu

Cresteando hacia Peña Brava

Apenas hay indicación en Peña Brava

Collado Andolléu (915 m/a)

Pasarela sobre el Reguero Foceyo




Lo cruzamos en numerosas ocasiones




Abundante vegetación por Les Cuerríes


Acercándonos a La Matosa

Después de la pasarela recuperamos ancha pista
Peña Priede y La Xerra, ya llegando a La Matosa, por el valle del río Color