Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

jueves, 28 de abril de 2011

Senda Costera: Playa del Arbeyal - Playa Bañugues (Tramo IX)






Distancia: 31,0 km
Desnivel subida acumulado: 720 m
Dificultad: media (por su longitud)
Duración: 8:30 horas


Hoy tenemos como meta culminar un largo, pero llamativo recorrido por zonas no por conocidas menos atractivas y llamativas. Va a ser una ruta notablemente costera y visiblemente cercana a la mar, no como algunas otras que pretendiéndolo nos aventuraban por el interior en mas ocasiones de las deseadas.
Arrancamos desde la playa del Arbeyal en Gijón a las nueve y quince de la mañana y con nubarrones espesos que añadían cierto grado de incertidumbre en lo que respecta a la meteorología del día.
Por carretera, pues el Puerto del Musel nos prohibe el acceso, pasamos a la vera del Hospital de Jove y Casa Dulce, expertos servicio público y al público respectivamente cada uno en su ramo. Preferible degustar el pulpo amariscado por devoción de la segunda sin necesidad del hospedaje por obligación del primero. Subimos por el Otero al Muselín para, por la Campa de Torres y los Castros, verificar el desarrollo del nuevo Puerto (ampliación) desde el Faro de Torres. Nos llama la atención lo escarpado e inaccesible del peñón o Islote Orrio de Torres. La innumerable tipología de las incontables aves marinas. Y respecto al Musel, la obra básica como macroinversión fundamental y peleada está lista, y sólo, que no poco, las instalaciones que lo vestirán y rentabilizarán están por desarrollar, en todo momento vigiladas y supervisadas por la vistosa torre de Control y Salvamento Marítimo. 

No tenemos bajada al parque de carbones de Aboño desde los depósitos de butano por lo que volvemos sobre nuestros pasos para, nuevamente por carretera, descender hasta la depuradora atravesando el barrio de las Cabañas.  Seguiremos por carretera para salvar la ría y acceder a la arena del conjunto de playas de Aboño, Peña María y Xivares. El colorido de la urbanización de ésta última es de cuento de hadas. Antes de la rocosa Playa del Tranqueru traspasamos nuestro primer túnel. Caminamos por la caja de la antigua vía de FEVE transformada hoy en vía peatonal. A los diez minutos traspasamos el segundo túnel y, a la salida, podemos situarnos clara e inequívocamente en la Ciudad Residencial de Perlora que rodeamos tranquilamente disfrutando de su paisaje e historia, larga, variada y a veces controvertida y políticamente aguerrida historia.

Candás merece unas sidras y una sosegada comida. Hemos sacado fotos de sus playas (la Palmera y Candás), de la Iglesia de San Félix y la Ermita de San Antonio sobre la Punta del Cuernu.

Procurando no alejarnos de los acantilados, a los veinte minutos de Candás bordeábamos el cementerio de Piñeres, y cerca, en un paraje con vistas envidiables, un centro de rehabilitación sobre la misma playa de San Pedro, sólo hay que cruzar el arroyo del Pielgo para pegarse un baño.

La original Ensenada del Bigaral, por la proliferación de los moluscos, o playa de los Cristales, con acceso desde Antromero, debe su nombre a las bolitas de vivos colores que se encuentran entre sus piedras y arena producto de la erosión de los trozos de residuos de la botellería de un antiguo vertedero de vidrio.

Al poco divisamos la isla del Carmen, con la Ermita del mismo nombre, y al fondo Luanco. Nos preguntamos quién, cómo y cuándo accede a la capilla del Carmen y cómo y con qué objeto se construyó con paso tan inaccesible. Aceptamos ilustración no onerosa.

El Molino de Aramar con su playa del mismo nombre y su paso a la poco conocida de Samarincha con difícil acceso desde la pérdida del puente sobre el arroyo Cañeo, nos acercan a la capital de Gozón a través de su playa de la Rivera. Esta es muy popular y reconocida internacionalmente por ser sede del torneo de tenis con el piso de pista más original: la propia arena de la playa, y denominado Torneo de Playa de Luanco.

Bordeando la iglesia parroquial de la villa marinera disfrutamos del paseo de playa con sus chalets de primera línea, apreciamos el nuevo muelle deportivo con plena ocupación de pantalanes y subimos hacia la abigarrada urbanización de Peroño.

Desde la Atalaya se divisa Moniello con su pedregosa playita, sus acantilados y su muy concurrida normalmente área recreativa.

Continuando por la senda oficial, siempre pegados a la costa, nos adentramos en Bañugues dando por concluida la etapa costera del día.



Playa del Arbeyal
Puerto del Musel con Gijón al fondo
Castro de la Campa de Torres  (La casa Grande)
Parque de carbones y C. Térmica de Aboño
Plataforma marítima de Aboño a Luanco
Playa de Xivares
Complejo residencial de Xivares
Túnel del Tranqueru
Playa del Tranqueru
Playa de Perlora
Ciudad Residencial de Perlora
Candás y sus playas
Faro de Candás
Playa de San Pedro
Antromero
Playa del Bigaral o de los Cristales
Molino de Aramar
Rincón en el Dique de Aramar
Barrio de Peroño e Iglesia de Santa María de la Anunciación de Luanco


Playa de Luanco
Area residencial de Peroño
Tramo de la senda antes de Moniello
Moniello, con su muy frecuentada área recreativa
Bañugues

0 comentarios:

Publicar un comentario