Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 29 de noviembre de 2016

Boo - Pico Ranero - Pico Espines - Dolmen del Padrún - Boo



La ruta de los Megalitos del Padrún (PR.AS-266) puede coincidir en buena medida con los pasos de “Una vuelta al pico Ranero” (PR.AS-76) desde Boo. 
Para llegar al inicio de la excursión de hoy doblamos a la derecha en el semáforo de Moreda (por la AS112) y tras cruzar el puente de Villanueva, pasando por Casanueva, Villanueva y Labayos, nos dirigimos directamente a Boo donde acaba la AE2. Un buen aparcamiento delante de la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista de Boo nos ofrece un buen sitio para dejar el coche todo el día, y desde allí mismo arrancamos a caminar.
Decir que Boo (450 m. de altura), perteneciente al concejo de Aller, nos sorprendió es decir poco. Un pueblo relativamente grande de 7 km. cuadrados, de tipología típicamente minera, de pendientes calles asfaltadas y limpias, y gente amable y parlanchina, ronda los 500 habitantes.
Nos dirigimos a su parte alta, Casas de Puenxo, por estrechas callejuelas, como la denominada “Fíos del Pueblu”, para entroncar directamente con una pista forestal hormigonada por trozos con clara dirección norte.
Por Rotella, hasta La Provia (530 m/a), mantuvimos la dirección, y desde ahí enfocamos al este. Llegados a Las Cruces (682 m/a) conectamos con la ruta Vía de la Carisa o Camino Real de La Carisa. Llevábamos hora y cuarto de marcha por la denominada “Vuelta al Pico Ranero” (PR.AS-76)
Tras pasar por una zona de cabañas, enfocando al sur, comenzábamos a vislumbrar nuestro primer reto, y así, poco a poco, paso a paso, culminábamos el Pico Ranero (1.097 m/a), con caseta y antena a veinte metros de su vértice geodésico en la cima. Tras las fotos de rigor, continuamos hacia el sur, cresteando, para alcanzar otras alturas: como el Pico Espines o Pico Cumbre de 1.183 m/a, con cruz de inoxidable y buzón de cumbres, y otro con piedras apiladas, de 1.175 m/a, cuyo nombre no nos consta.
Observando la verde pradería de la amplia collada a nuestro frente, bajamos  hasta la Campa Espines (1.064 m/a) y el Quentu Les Cruces (1.165 m/a), desde donde nos desviamos para visitar los Megalitos del Padrún de la Vía Carisa. Justo por encima del dolmen se impone alcanzar el que sería el vértice del día, el pico Padrún (1.219 m/a)
Un recreo por la zona de 15 minutos nos despeja para el retorno, de todo descenso, muy muy pendiente en alguna de las localizaciones y/o etapas.
Así pues volvimos a Quentu Les Cruces, pasamos por Carrera (1.050 m/a), Otos (884 m/a), El Faillín (848 m/a), El 11º de Marianes (830 m/a) y el Barrio de Bustiyé (470 m/a). Todo por ancha pista, pero pronunciados desniveles.
Con mirar al suelo y extremar precauciones tuvimos suficiente durante el regreso, por lo que las fotografías, a falta de paisajes, se limitan a bucólicos reflejos de castaños y robles arropando los caminos y a alguna que otra cabaña.
Con poco más de seis horas de caminata, nos vimos de nuevo en Boo, habiendo aprovechado -con tiempo y temperatura envidiables- una jornada montañera por la Cuenca minera del Caudal que recordaremos muchos años.





Distancia: 17,30 km
Desnivel acumulado de subida: 1.025 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 6 h 15 m

Descargar el track de la ruta:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/user.do?name=Trotones&id=148551

Subiendo por las calles de Boo

Caborana y Moreda con zoom





Entre nubes, al fondo, El Aramo





No es el día más adecuado para perfilar el horizonte

Vista al sur


Llegamos al Pico Ranero

Ni el Aramo se ve claro

Pola de Lena a nuestra derecha (W)



Vista al norte

(E)

(S)

(W)

Seguimos cresteando al sur

Y llegamos al Pico Espines o Cumbre

El Macizo de Las Ubiñas

Otra cumbre con cota 1.175 m.

Acabamos de pasar la Campa Espines y al frente lo que cresteamos


Al sur destaca el Pico Torres
En la cima del Padrún (Pico Quentu les Cruces)


Y en su base el Dolmen

Bajamos por Carrera

Y retornamos por Otos


 Por Bustiyé

Y junto a la Iglesia de Boo al coche


martes, 30 de agosto de 2016

Pico Tesorero



Hacía algunos años que no subíamos al Pico Tesorero (2.563 m.) por lo que la idea cuajó en el primer envite. El calendario era adecuado y el tiempo aparecía ideal. Tras el teleférico de Fuente De, en el ascenso en una de sus primeras cabinas (9 h.) y las obligadas fotos en el mirador, comenzamos a caminar con poco más de las 10 de la mañana. Las viseras y las cremas se tornaban imprescindibles, aunque una ligera brisa y la sombra de la pista al principio nos acompañaban para hacer el avance inicial menos cansino. La emoción de encontrarnos en el corazón de Picos nos embargaba. No nos detuvimos en la desviación a Áliva (PR 24), Horcadina de Covarrobres, ni en la Vueltona, ni en el desvío a la Canalona hacia Peña Vieja (2.614 m.) , nos apetecía subir cuanto antes a la cota de Horcados Rojos (2.344 m.) y hacia allí nos dirigimos a buen ritmo. La cuasi obligada visita al Refugio de Cabaña Verónica (2.362 m.) la decidimos para el retorno. ¡Qué panorámicas, cuanta grandeza, que emoción! Algunos montañeros simplemente se habían acercado hasta allí para sólo, que no es poco, disfrutar de ese escenario. Algunos descendían hacia el Jou de los Boches (2.096 m.) y/o Jou Sin Tierre (1.971 m.) y bastantes ascendían La Torre de Horcados Rojos (2.503 m.). Para no perder altura hacia el Tesorero, recortamos hasta situarnos en la traza adecuada, y avanzar luego ya con calma bajo los Urrieles. Ya en la pura falda del Tesorero, un desvío hacia la derecha por un camino empedrado, pero seguro y sin necesidad de apoyos, es la alternativa no complicada para conducirnos a la cima, sin embargo nosotros continuamos acercándonos por la izquierda hacia un cortado sin salida. Unos metros antes, no más de veinte o treinta hay una chimenea con buenos apoyos para una trepada de 10 m., …y estás arriba. La mayoría sube por aquí y bajan por la fácil. Pero nosotros, una vez allí, decidimos, no acceder por esa vía (alternativa difícil) y así, volviendo sobre nuestros pasos, recortamos para encontrarnos con la vía fácil rodeando la cima por la derecha. Las panorámicas desde arriba son indescriptibles. Tienes vista a los tres macizos destacando en cada uno lo más emblemático y representativo. Apetecía saltar hasta Torrecerredo en cuyo vértice se distinguían claramente montañeros. Algo parecido nos había ocurrido desde Peña Castil repecto a Urriello hace apenas un mes. Tomamos pronto el retorno para el abastecimiento del tentempié en Cabaña Verónica. A pesar de que prácticamente no perdíamos el refugio de vista, y de que íbamos siguiendo hitos, a la mínima se complicaba el paso por lo accidentado del terreno. En este tramo conviene por la derecha no perder demasiada altura, porque nosotros tuvimos que recuperar a última hora. El regreso, primero entroncando con el camino y después hasta el teleférico, no reviste dificultad ni merece más comentario que el que pudiera derivarse de la satisfacción de haber cumplido un objetivo, para nosotros, nada desdeñable: volver a sentir el Tesorero.


El Pico Tesorero ofrece la peculiaridad de conformar un vértice entre las provincias (dos de ellas CCAA uniprovinciales) del Principado Astur, Cantabria y León.




Distancia: 13,4 km
Desnivel acumulado de subida: 1.007 m
Dificultad: Alta
Duración: 6 h 30 min



Ascendemos con facilidad salvando nuestros primeros ochocientos m. por pocos euros

Panorámicas desde el mirador del cable




Y nos ponemos serios, nos queda mucho por delante

Despunta en medio, regularmente piramidal, nuestro objetivo: El Tesorero

Algunos se desvían camino de La Canalona

A la izda. dejamos Cabaña Verónica para la vuelta


Vistazo de lo andado

Impresionante Urriello desde el Collado de Horcados Rojos

Soy uno de los privilegiados que estuve ahí arriba





Se ve la subida a la Torre de Horcados Rojos

Alguna trepada en el recorte hacia el Tesorero

Cuanto más arriba mejor se conjuga el Naranjo y el mar


Vistazo atrás desde la falda de Urriello

En A mejor desviarse y ascender por la derecha rodeando



Ya en la cima


Al norte




Al este

Al sur

Al SW

Al oeste

Vamos Bajando

Llegamos al punto A

Pensar que estuvimos ahí arriba...

Hay que refrescarse




Horcados Rojos desde Cabaña Verónica

Y al poco en el teleférico de vuelta