Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 29 de mayo de 2012

Picos Albos



El municipio de Somiedo es por muchas razones, históricas, culturales, orográficas, etc., uno de los emblemáticos de Asturias. Los Picos Albos, que tienen emplazado su escenario entre los lagos de Saliencia, entraban en nuestro programa de hoy. Por ello nos dirigimos al Alto de la Farrapona y aparcamos en su amplio estacionamiento.

Acometemos tranquilamente la pista minera balizada actualmente como la PR-15 y que en ligero descenso nos lleva por encima de las praderías de Balbarán. Alcanzamos la collada situada sobre el primer lago: La Cueva enclavado bajo los restos de la antigua mina de Santa Rita. La pista continúa ahora en pronunciado ascenso y en zigzag hasta pisar las praderías de Los Pozos después de dejar a nuestra izquierda un segundo lago: Laguna Almagrera o La Mina y empezar a distinguir un tercero: Cerveriz. Coincidíamos en ese momento en que lo correcto hubiera sido acercarnos hacia éste, rodearlo por su derecha e iniciar la subida a nuestro objetivo, altiplanicie de los Albos, pero...

Casi por inercia seguimos por la pista hasta un chozo o cabaña con la intención de conseguir subir por una vía algo menos habitual, y a fe nuestra que conseguimos las dos cosas: llegar a la cumbre y ser originales en la trazada.

Cuando lo más normal y cómodo hubiera sido subir entre los Albos Oriental y Occidental hasta la pradera que los separa y después elegir cuál atacar primero y cuál después, nosotros iniciamos, ya fuera de track, una complicada subida desde su vertiente occidental que exigió en varias ocasiones, mas de las que hubiéramos deseado, el uso casi tanto de las manos como de los pies, y que bautizaremos como "Via Manolo", se empeñó que por ahí, o de “las cuatro pes”: peligrosa, pendiente y poco prudente. Los jitos nos ayudaron en la primera parte, pero, como casi siempre, desaparecen cuando más los necesitas. Difícil subida pero no imposible. Recordaremos esta "Vía Manolo" mientras duren nuestros días.

Era evidente que atacando la subida por la derecha, oeste, comenzaríamos los Albos por el Occidental. Antes alcanzamos una cúspide (2.057 m) situada un poco más al norte del Albo Occidental, bien visible desde allí, y disfrutamos de unas primeras vistas sobre el Lago del Valle y todo el Valle de Lago con el pueblo del mismo nombre al fondo. Poco después llegaríamos al primero de los Albos con un palo sobre unas piedras como toda identificación y con las mismas vistas o mejores que el anterior.

Con paso firme, tras las obligadas fotos, iniciamos la bajada hacia la pradera que separa ambos Albos. Un grupo de montañeros, ya de regreso, nos comentan que también habían subido al Pico Rubio (1.926 m.). No íbamos a ser menos y hacia allí nos dirigimos. Se trata de un pico intermedio entre los Albos, rocoso en su vértice y por consiguiente de incómoda subida. También en esta etapa hubimos de buscar algún que otro apoyo. Encontramos una canal, de las varias alternativas, y sin problemas nos presentamos en su cima. La abandonamos, sin embargo, rápidamente a causa del aire frío que soplaba arriba, volviendo sobre nuestros mismos pasos. 

Alcanzada de nuevo la pradería iniciamos zigzaguentemente la subida al Albo Oriental por su pendiente ladera y sin mucho esfuerzo nos presentamos en su cumbre. Curiosa cima con unos grandes pedruscos bien colocados y un maltratado buzón con falta de tapa. Panorámicas diferentes a las del Albo Occidental y el Rubio.

Llega el momento de bajar e ir retornando al coche, pero como hoy sin pretenderlo especialmente, era el día escogido para implementar dificultades cuasi gratuitas, pues no toca hacerlo por la vía normal.  Optamos por perder altura por su cara sur, una bajada casi vertical donde sólo tienes el aire para poder agarrarte en caso de necesidad.

Superada esta pequeña dificultad nos dirigimos, después de algún pequeño rodeo para evitar perder altura o pisar nieve, hacia la Majada de La Calabazosa. Descubrimos una única cabaña: "El refugio del Pastor" y tres pequeñas lagunas que no conocíamos, las lagunas de Calabazosa. Bonita y amplia majada que al estar rodeada de altas montañas te obliga a volver a subir para poder salir de ella. Consultado el mapa enfilamos en  dirección norte hasta la Collada La Forcada, con la intención de pasar por El Colladin y salir justo encima del aparcamiento, pero tras obviar un bien visible jito sobre la crestería a nuestra derecha, decidimos continuar sin perder nivel hasta tener bien visible el Lago La Cueva. Vamos rodeándolo dejándolo a nuestra izquierda hasta alcanzar una cabaña y una palloza que hay al final. Hemos conectado con la pista principal. Sólo queda recorrer el último kilómetro que nos separa del coche.



Distancia: 14,10 km
Desnivel acumulado de subida: 1.075 m
Dificultad: Media-alta
Duración: 7:30 horas


Vista desde el aparcamiento de La Farrapona

Caminamos hacia la Mina por la PR-15

Lago La Cueva

Lago La Mina

Lago Cerveriz con los Picos Albos detrás

Al principio del ascenso seguimos los hitos

Van quedando debajo el Lago Cerveriz y la Laguna La Mina

Y la laguna de Cebolléu, aunque seca

Seguimos los hitos y las panorámicas van mejorando

El Valle de Lago

El Lago del Valle


Amplia y privilegiada por elevada panorámica de las praderías de los Lagos de Saliencia y algunos de ellos

Cumbre del Albo Occidental

Lago del Valle y pista habitual de acceso

Pico Rubio

Arriba del Rubio también necesitamos apoyos como en al anterior



Cumbre del Pico Rubio
 
No nos cansamos de esta vista

El Albo Occidental que acabamos de dejar atrás

El Albo Oriental: nuestro tercer y próximo objetivo del día. Detrás Las Ubiñas

El zoom para Las Ubiñas

Mentalización previa al Occidental

Hacia él nos dirigimos, al E

Cumbre del Albo Oriental

Vista al S por donde descendemos

El Macizo de Las Ubiñas desde este lado es poco habitual

Desde aquí se distingue perfectamente el Lago Calabazosa o Negro


Una vez abajo rodeamos el Oriental por el N, en busca del Calabazosa

Aquí está

Tres lagunas de Calabazosa


Empozada la preciosa majada de La Calabazosa

Calabazosa y Cerveriz

Nos acercamos al Lago La Cueva. Pudimos girar a la dcha., al E, pero decidimos continuar hacia el N sin perder el lago como referente.

Lo rodeamos por la derecha sin perder altura

Entroncamos con la pista de la mañana para volver al coche

miércoles, 23 de mayo de 2012

Pico Cascayón



Muchas son las rutas que tienen su inicio en el Puente Wamba situado a poco más de 2 km del puerto San Isidro, en dirección a León, en una curva a la derecha. Casi todas ellas comparten un primer tramo (PR-LE 46 “Camino de Wamba”) que, siguiendo el curso del río Fornos,  finaliza en la Collada de Acebal, limite de León con Asturias.

Este acreditado “Camino de Wamba” es una antigua calzada de origen romano que más tarde fue una pista militar y que sirvió de comunicación entre las dos provincias durante siglos. En su punto de arranque disponemos de un buen lugar para aparcar. Superamos en primera instancia un ligero repecho dejando a nuestra derecha cuatro remozadas cabañas. Poco después el camino llanea y atravesamos la amplia Vega de Fornos. Allí debemos cruzar el río para finalmente volver a superar una nueva subida que nos deja en la collada de Acebal con la Peña del Viento a nuestra derecha y el Cascayón a la izquierda. Si nos acercamos un poco a su refugio podemos contemplar, entre otros, el Tiatordos y el Canto el Oso, y a su pies Brañagallones.

Existen varias posibilidades para acometer la subida al Cascayón; nosotros seguimos las recomendaciones de un ganadero que andaba por allí y tomamos una marcada pista que sale a izquierda y que finaliza en la escombrera de una antigua mina. Después de atravesarla nos dirigimos a una pequeña collada que hay entre el Cascayón y La Xarrona algo más a la derecha. Alcanzada esta collada disponemos ya de unas magníficas vistas sobre el Lago Ubales. Como encaramarse a La Xarrona fue cosa fácil decidimos convertir su cumbre en nuestro oportuno restaurante. A continuación bajamos de nuevo a la colladina y arrancamos decididamente hacia nuestro objetivo de hoy, el cual alcanzamos más fácilmente de lo previsto. En efecto en poco más de 10 minutos ya estábamos en su buzón de cumbres. Si las vistas desde la Xarrona eran extraordinarias, las contempladas desde aquí las superan con creces.

Para regresar optamos por dejarnos caer por la línea de cumbres que tenemos con dirección sudoeste y, poco después, tomar uno de los muchos senderos que nos llevan hacia el Camino de Wamba visible en todo momento. Una vez en él solo queda desandar sosegadamente este corto tramo del camino de ida.




Distancia: 10,40 km
Desnivel acumulado de subida: 690 metros
Dificultad: Media-baja
Duración: 4:30 horas



Inicio del Camino de Wamba

Pico Toneo

Camino de Wamba

Los meandros

El Cascayón desde la subida a la Collada Acebal

Refugio en la Collada Acebal

El Tiatordos visto desde la Collada Acebal

En la Xarrona


La Collada Acebal vista desde La Xarrona

Antesala del Cascayón

Se divisa el buzón del Cascayón

Cima del Cascayón con su buzón de cumbres

La pista hacia Brañagallones tallada en la peña

Brañagallones a los pies del Cantu el Oso


El Circo de Cebolledo

Cumbrera de bajada

Regresando