Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 4 de agosto de 2015

Cascada de Nocedo - Senda del Reguero de Valdecesar - Valdorria




 A lo largo del mes de agosto, coincidiendo con sus vacaciones estivales, un amigo leonés organiza cada año una excursión con claros tintes familiares, que no deja de tener cierto punto de originalidad por varios factores de diferente naturaleza.

Tenía en mente desde hace fechas enseñarnos un paraje, para él muy entrañable, que suponía no nos defraudaría.

En Villamanín tomamos la LE.312, variando en Cármenes a la LE.311. Nos desviamos en Robles de Valcueva a la derecha por la CL.626 y a 5,5 km de La Vecilla (LE.321) desemboca en el Río Curueño, el Arroyo de Valdecésar, habiendo labrado durante siglos su derecho al paso por la garganta del mismo nombre.

Allí mismo, en la carretera, justo a la mitad entre Montuerto y Nocedo de Curueño, dejamos el coche para iniciar una de las excursiones de las que nos se olvidan, de las que dejan huella.

Cruzamos un puente para acercarnos a la cascada de “abajo” y ver y disfrutar de un bonito salto de agua, con un acceso preparado y fácil.

Tras retornar a la carretera, subimos por un camino muy pendiente y pedregoso, para descender luego con cuidado hasta la parte superior de la misma cascada. Este tramo es seguramente el más comprometido de la marcha.

Ya nos hallamos en el corazón de la garganta entre las Peñas de San Froilán y Morquera, y frente al Pico de la Prendada.

A partir de aquí el ascenso río arriba hasta otras cascadas de nivel superior no ofrece ninguna dificultad. Un letrero nos indica el acceso a ellas, y solamente deberemos considerar el nivel del agua del Reguero de Valdecésar, pues hemos de cruzarlo en más de una ocasión e incluso caminar a lo largo de su cauce.

“Lo que es bueno para uno…”, la escasez del líquido elemento en agosto nos permitió remontarnos hasta lo más profundo, impidiéndonos, sin embargo y lógicamente, del disfrute de la caída de un buen chorro.

Tras retomar el sendero al punto en que nos habíamos desviado para ver la cascada, seguimos subiendo, ahora con destino a la Capilla de San Froilán. La desviación a la Ermita está señalizada y desde aquí aconsejamos evitar los atajos. Este es uno de los muchos casos en que rodear compensa. El poco espacio del que se dispone en el patio nos hace pensar en los problemas derivados de las multitudinarias peregrinaciones  que se manifiestan año a año por su onomástica, como centro de religiosidad y foco de devotos. ¿Cómo accede tanta gente y dónde cabe?, nos preguntamos.

La etapa hasta Valdorria es un paseo.

Un baño en las frías aguas del Río Curueño a la altura de Lugueros, seguido de la inolvidable degustación del cabrito de la zona, permitieron completar las sensaciones y vivencias de una inolvidable jornada estival.



Distancia: 4,90 Km
Desnivel acumulado de subida: 350 m
Dificultad: Media
Duración: 3 horas




Puente de acceso a la cascada de abajo

Pasarela de acercamiento a la cascada

Cascada inferior de Valdecésar

Inicio de la senda

Senda de subida

Bajada al arroyo
 

Cruzando el arroyo por primera vez

La cascada de Valdecésar vista desde arriba

Otro de los pasos del arroyo

Interior bosque de Las Hadas

Desvió a la cascada de arriba

Cruce del arroyo antes de la entrada al cañón

Avanzando por el cañón

Caminando sobre el arroyo

Otro tramo del cañón

Acercándonos a la cascada de arriba

Cascada de arriba

Cascada y pozo Burbuliegas

Senda de subida hacia Valdorria

Valdorria y su pico

La senda de subida antes de la cueva

La cueva

Interior de la cueva

Camino de subida a la ermita

Subida a la ermita de San Froilán

Peña Galicia

Ermita de San Froilán

Interior de la ermita de San Froilán

Calle de Valdorria

Rincón de Valdorria

0 comentarios:

Publicar un comentario