Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

miércoles, 3 de agosto de 2011

Ruta del Cares



Humildad al no pretender realizar exposiciones meritorias respecto a la Ruta del Cares, toda vez que eruditos subyugados unos, enamorados otros, embelesados todos,  las han hecho  y constan en bibliografía y red de modo recurrente.
Descripciones sobre las vistas, las perspectivas, las alturas y los precipicios, los brillos y colores de las cascadas y río Cares son simplemente orientativas de lo que realmente hay que ver y disfrutar y no simplemente leer sobre ello.
No sé si muchos montañeros coincidirán con nosotros, pero se podría defender que la Garganta del Cares nace en León (Posada de Valdeón)  y muere en Cantabria (Panes), en su desembocadura al Deva, pasando por Asturias en su discurrir mas agresivo.  Desde Cordiñanes a Arenas los desniveles son más pronunciados.
Lo más representativo, lo que más ruteros practican y por descontado lo que da una imagen más completa con un esfuerzo aceptable, es el trayecto Poncebos-Caín, desde Asturias, o viceversa si la aproximación se realiza desde la provincia de León.
Son once kilómetros de disfrute permanente sin juzgar si la zona de León es más atractiva, variada, y menos dura. Recomendamos completarla y volver por el mismo precio.
Nosotros partimos de Poncebos, temprano y, aun  siendo laborable, nos encontramos con una romería de excursionistas. Nos parece perfecto, hubo sitio para todos e incluso respetamos dando prioridad a los que la hicieron corriendo. Entrenarían la travesera quizá o alguna marathón montañera.
Cuando nos empezaba a pesar la subida, dos kilómetros hasta los Collaos, trayecto denominado “La Garganta Divina”, comienza una bajada liviana que nos conduce al puente Bolín, los túneles tallados en la propia roca, y el puente de los Rebecos.
Poco más de diez kilómetros de camino excavado y ganado al monte, donde a poco que uno observe, descubre señales de los taladros donde se introducían los explosivos para dinamitar la falda de la montaña.
Es recomendable pararse de vez en cuando y recrearse con las vistas. Girarse ciento ochenta grados para reconocer y apreciar lo andado. Elevar los ojos para sentir los dos mil metros de desnivel en algún sector (El Cornión, El Murallón de Amuesa frente a nosotros).
La presa, la de Caín, nos anticipa que la mitad de nuestra etapa toca a su fin. Los contrastes son increíbles. Pasamos de lo árido de la caliza propia de Picos al verde de los prados bañados por el Cares de Caín. Cada vez que hacemos la ruta vemos este pueblo más cambiado, más casas, más bares y restaurantes y más animación.
A la vuelta le damos más caña y rebajamos media hora la previsión.
En resumen disfrute para la mayoría y deleite para todos.

Longitud: 22 Km (i/v).
Desnivel: 400 m.
Dificultad: Fácil
Duración: 5:30 horas


Paso de ruta antigua

Comenzamos la marcha desde Poncebos


Camino de Los Collaos


Punto de inflexión en Los Collaos

Paso labrado






Acompañamos al canal


Puente de Bolín



Paso de salmones

Garganta divina

Presa de la Central

Cain


0 comentarios:

Publicar un comentario