Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 9 de octubre de 2012

Valle de Anciles



Sólo los que conocimos Anciles y su entorno antes de que las máquinas demolieran sus casas aquel aciago verano de 1987,  y el agua del pantano de Riaño fuera lentamente cubriéndolo todo, podemos dar fe de la mucha belleza que allí quedó anegada.
Una buena ocasión para visitar el antiguo asentamiento de este pueblo es en esta época del año, a principios de otoño, que es cuando el nivel del pantano suele estar más bajo, y sobremanera este año por la especial sequía sufrida.
La forma más cómoda para ello es desplazarse a Lois y desde allí seguir la traza del GR-1, tramo Lois-Acebedo y de la clásica Lois-Valle San Pelayo-Liegos, que ambas tienen su inicio junto a la iglesia de este pueblo de Lois conocida como “La Catedral de la Montaña”.
Cruzamos el puente sobre el río Dueñas, al lado de un antiguo molino posteriormente convertido en “Fábrica de Luz”, para continuar por una buena pista apta para coches que bordea el cementerio y una pequeña área recreativa. Prácticamente sin desnivel apreciable vamos avanzando por el valle cruzando la zona de La Olla  y, tras una leve bajada, encontrarnos con el río Zaco, estos días por cierto sin agua. 
Pasamos por Carriquiebras con su cabaña y, siempre caminando con el río a nuestra derecha, entramos en Demedios alcanzando una bifurcación. Los que opten por el GR-1 deberán tomar el ramal de la izquierda, aunque nosotros seguimos por el de la derecha cruzando un puente sobre el río Llorada. Después, en ligera subida, abordamos la collada de Lois. Cruzado un paso canadiense giramos a la derecha por un sendero que sale a la antigua pista que poco después recala en la collada de Anciles.
Ahora el camino comienza a descender bruscamente hasta alcanzar las praderias del Valle de Anciles. Una buena fuente abastece el perímetro. A distancia divisamos una serie de capturaderos, torres de observación y comederos dentro de grandes fincas más o menos valladas. Estos terrenos albergan en la actualidad una reserva y coto de caza de la apreciada cabra montés. Después nos encontramos con dos nuevos cruces cercanos entre sí y en ambos tomamos la derecha. A continuación el Bocarón, paso entre dos peñas, y finalmente, en descenso, divisamos lo que queda de Anciles.
Con motivo de lo bajo del nivel del agua, el escenario resulta desolador y tétrico.  Las ruinas se reducen a unos cuantos montones de piedra, algún que otro ladrillo, restos de la que fue su iglesia, algunos muros de cierres de fincas y un par de puentes. La antigua carretera que antaño procedía de Riaño, completamente tapada por una buena capa de barro cuarteado, nos sirvió para continuar avanzando hasta la misma orilla del agua.
Conocíamos de algunas alternativas para el regreso a Lois, pero el paulatino empeoramiento del tiempo nos impulsó a volver por el mismo camino de ida.



Distancia: 18,6 km 
Desnivel acumulado de subida: 700 m 
Dificultad: Media-baja 
Duración: 5:15 horas

Descargar track de la ruta:



La Casa del Humo y la iglesia de Lois

La Cátedra de Latín

"La Catedral de la Montaña"

Inicio del camino junto al cementerio

La pista en su comienzo

Paso canadiense en La Olla

Cabaña de Carriquiebras

Las Hoces de Medios

Paso canadiense en la Collada de Lois

Pico La Trapa

Bajada al Valle de Anciles

El Boquerón

El viejo puente

Restos de la iglesia de Anciles

El otro puente

Restos de Anciles

La vieja carretera

Torreta de observación

Comedero para la caza mayor

Regresando



0 comentarios:

Publicar un comentario