Bienvenido a nuestro blog

troTones

Galeria

martes, 8 de noviembre de 2011

Rio Aller - Puerto Vegarada - Rio Aller



Esta ruta y en esta fecha es algo que si lo consigues deja huella, no se olvida. Aquí está la descripción y más abajo las fotos que no nos van a contradecir.

La AS-253 es la carretera que nos conduce a San Isidro. A la altura de Collanzo nos desviamos a la derecha por la AE 6 pasando por Llamas, Casomera y la Paraya. Poco después transitábamos por las Foces de Río Aller sacando fotos del paraje, de la estrechez de las rocas que apenas permiten el discurrir de la carretera y del río caudaloso y bravo por las aguas de las lluvias de los últimos días precedentes y del deshielo de las primeras nieves del año. Apenas hace dos décadas Río Aller sólo tenía conexión por carretera (pista apta para vehículos) desde León por el puerto de Vegarada. Esta comunicación, se piensa, tuvo sus comienzos con una calzada romana.

Dejamos el coche en el pueblo del mismo nombre: Ríoaller/Ruayer. Ascendimos por su única calle abocando al final a una pista ancha y cómoda que no abandonaríamos hasta Vegarada a pesar de sus muchos “pinchazos” y desvíos.

Pasamos por cabañas en perfecto uso, ganaderías de vacuno y ovino conviven en montes y prados de la zona. El Arenero, Praal, Fonfría y Carbayalín son lugares y majadas por los que discurre la ruta. Algunos son tremendamente entrañables y oníricos. “Estás en Carbayalín, si no te gusta Carbayalín tira por otru camín” reza un simpático letrero en esta majada.

Precisamente en Carbayalín nos desviamos a la derecha, sin abandonar la pista principal, para rodear la capilla de Brañuela rehabilitada recientemente. Desde ahí, hacia el sur,  observamos una cascada de considerable altura.

Tras avanzar dejando a nuestra izquierda la majada de Vega La Reina que preside un hermoso valle, donde por primera vez en este año pisamos nieve, vislumbramos El Puerto de Vegarada. Su mesón en obras y la presencia como atractivo turístico de una solitaria payoza nos recuerdan que, dada la hora, debemos volver sobre nuestros pasos.

Posiblemente el ojo humano capta  como información para el cerebro solamente el setenta por ciento de la realidad del escenario que puede abarcar, y sólo, y no poco, con ello, la satisfacción rayando en éxtasis de los paisajes y colores que pudimos apreciar y sentir fue extraordinaria. Es una pena que las fotografías que siguen no reflejen más de un cincuenta por ciento en color y detalle de lo que vemos y vimos, aun con RAW y laboratorio. Los bosques de hayas y acebos, los coloridos verdes y ocres variados de sus hojas, los contrastes de las luces y sombras, etc., fueron una oportunidad que afortunadamente no dejamos escapar.




Distancia: 20,0 km
Desnivel de subida acumulado: 810 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 5:30 horas


Ríoaller

Empezamos a ver los contrastes

La pista en sus inicios





Empezamos a ver nieve








Son frecuentes arroyos del deshielo







Peña Redonda

Ermita de La Brañuela


Vega La Reina

De albergue a hotel. Sobresale El Toneo.

Vista al Sur: Peñas de Faro y Picos Huevo y Mediodía

Palloza turística en el puerto

A la izquierda (W) Sierra del Cuadro. A la derecha (NW) Peña Redonda

Fuente El Acebal y vista al Sur




Perro guardián a caballo de la oveja

Decorado hórreo de Ríoaller



0 comentarios:

Publicar un comentario